Plan de Infraestructura: los demócratas presentan propuesta de gasto social por $3.5 billones de dólares

El plan de gasto social que se plantea, representa $3.5 billones de dólares, monto que quieren aprobar sin depender del apoyo del Partido Republicano, pero al hacerlo, los demócratas corren el riesgo de que la oposición no los apoye en temas futuros

A pesar de las diferencias entre demócratas y republicanos, se espera que el plan sea aprobado esta semana.
A pesar de las diferencias entre demócratas y republicanos, se espera que el plan sea aprobado esta semana.
Foto: Pixabay

El fin de semana que acaba de concluir no fue nada bueno para los demócratas en el Senado, ya que no pudieron avanzar en los puntos pendientes para aprobar el Plan de Infraestructura. Esto está poniendo nerviosos a los involucrados dado que el periodo legislativo de sesiones está por concluir y sólo quedan unos días para que se pueda aprobar el plan.

Una de las razones por las cuales no pudieron avanzar tuvieron que ver con el hecho de que algunos integrantes de la bancada oficialista aseguraban que la propuesta bipartidista que fue avalada por el presidente Biden no tenía suficiente presupuesto para las partidas sociales.

Por la mañana de este lunes, los demócratas presentaron un proyecto de  presupuesto para dichos fines. El plan de gasto social que se plantea, representa $3.5 billones de dólares, monto que quieren aprobar sin depender del apoyo del Partido Republicano.

De acuerdo con EFE, la propuesta no contempla un aumento del techo de deuda.  De aprobarse este presupuesto, los congresistas podrán elaborar una ley que aumente el gasto en salud, el cuidado infantil y de ancianos, ayudará al sector educativo y al combate contra cambio climático.

Los demócratas quieren que su propuesta presupuestal sea financiada por un incremento de los impuestos a quienes tienen más ingresos anuales, así como también se propones gravar las grandes herencias y las ganancias multimillonarias que tienen las grandes corporaciones.

La forma de aprobar el presupuesto sin los votos republicanos es la conciliación presupuestal y dar certidumbre al gasto social que se propone. De aplicar esta opción los demócratas corren el riesgo de no llegar a acuerdos legislativos futuros con la bancada opositora.

Los republicanos rechazan el paquete de gasto social, incluso amagaron que no aportarán los 10 votos necesarios para elevar el techo de la deuda fuera del proceso presupuestario, con lo que el próximo otoño podría haber una intensa pugna entre ambos partidos por el límite de endeudamiento del país.

Según EFE, el Departamento del Tesoro ha tomado “medidas extraordinarias”, como la suspensión de la venta de bonos, con los que se financia la deuda pública, para evitar los efectos de que se supere el techo de deuda después de que el pasado 1 de agosto expirara el plazo para que el Congreso actuara.

Dichas medidas sirven para evitar el incumplimiento de las obligaciones de deuda hasta octubre o noviembre antes de que el presidente Joe Biden tenga que firmar una ley que eleve o suspenda ese límite de nuevo.

Los demócratas tienen intención de aprobar la propuesta de presupuesto esta semana, si todo sale como lo previsto y es aprobada en el Senado una iniciativa de infraestructuras tradicionales por $1 billón de dólares.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo en una carta dirigida a su caucus que el proyecto de presupuesto es un “punto de partida” para negociar entre los progresistas sobre el paquete de gasto.

También te puede interesar: Alza en los casos de Delta pone en peligro las compras de regreso a clases