5 alimentos peligrosos para la salud de las personas mayores

Hay alimentos y bebidas que las personas mayores deben evitar ya que su consumo les puede resultar peligroso; podrían ocasionarles enfermar de gravedad o enmascarar algunos padecimientos

La leche cruda y los quesos no pasteurizados tienen más posibilidades de contaminarse con Listeria.
La leche cruda y los quesos no pasteurizados tienen más posibilidades de contaminarse con Listeria.
Foto: Devanath / Pixabay

Los adultos mayores de 65 años son más vulnerables enfermedades e infecciones como pueden ser intoxicaciones alimentarias y que estas sean más graves. El consumo de ciertos alimentos puede ocasionar efectos negativos en su salud con un mayor impacto que como lo harían en un adulto joven.

A medida que las personas envejecen, su sistema inmunológico y sus órganos no reconocen ni eliminan los gérmenes dañinos tan bien como antes, según explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Casi la mitad de las personas de 65 años o más que tienen una enfermedad transmitida por alimentos confirmada en laboratorio por Salmonella, Campylobacter, Listeria o  E. coli son hospitalizadas.

5 alimentos peligrosos para las personas mayores

1. Quesos blandos y leche cruda

Queso fresco
Foto: Atetsib en Pixabay

Las personas mayores de 65 años tienen un mayor riesgo de enfermar gravemente por consumir alimentos contaminados con Listeria. Entre los productos con más posibilidades de contaminarse con Listeria se encuentran la leche cruda y los quesos no pasteurizados, elaborados con leche fresca.

Los quesos hechos con leche pasteurizada, como el queso fresco, queso blanco y queso panela han causado infecciones por Listeria. La causa probable es porque fueron contaminados durante el proceso de fabricación.

2. Alimentos que contengan carne, mariscos o huevos que estén crudos o poco cocidos

Sushi
Foto: Valeria Boltneva/Pexels

Los alimentos crudos de origen animal son los que tienen más probabilidades de estar contaminados, específicamente las carnes y aves crudas o poco cocidas, los huevos crudos o ligeramente cocidos, la leche no pasteurizada (cruda) y los mariscos crudos.

Los CDC recomiendan no comer pescado, mariscos o alimentos crudos o poco cocidos, ni alimentos que contengan mariscos crudos o poco cocidos, como sashimi, algo de sushi y ceviche.

3. Carnes frías

Jamón
Foto: Adonyi Gábor/Pexels

El jamón, las salchichas y otras carnes procesadas son algunos ejemplos de carnes frías que se cocinan antes de ser envasadas, sin embargo, no es seguro comerlas sin calentar de nuevo. Al comerlas sin calentar o cocinar previamente se corre el riesgo de una infección por bacterias dañinas como Listeria.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) indica que por seguridad, se deben calentar los alimentos cocinados, sellados al vacío comercialmente y listos para comer, como los jamones. Los CDC sugieren calentar las carnes frías y las salchichas hasta que les salga vapor.

4. Brotes crudos

Huevo y brotes de alfalfa
Foto: Miroro/Pixabay

Comer brotes crudos o ligeramente cocidos, como alfalfa, frijoles o cualquier otro brote, puede provocar una intoxicación alimentaria por Salmonella, E. coli o Listeria. Cocinar bien los brotes es una manera de prevenir una intoxicación alimentaria ya que mata los gérmenes dañinos.

5. Harina o masa cruda

Harina y mantequilla
Foto: Markus Spiske en Pexels

Las personas no deben probar harina, masa o mezcla de harina cruda. La harina cruda puede contener bacterias que causan enfermedades como E. coli. Las bacterias mueren cuando se cocinan alimentos hechos con harina.

Alcohol

alcohol
Foto: Jesus Arias en Pexels

El consumo de alcohol puede empeorar condiciones de salud como osteoporosis, diabetes, presión arterial alta, derrames cerebrales, úlceras, pérdida de memoria y trastornos del estado de ánimo.

El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA) también advierte que el consumo de alcohol puede ocasionar que algunos problemas médicos se confundan, sean difíciles de encontrar y tratar para los médicos, como pueden ser problemas del corazón y la enfermedad de Alzheimer.

“El alcohol provoca cambios en el corazón y los vasos sanguíneos. Los cambios pueden atenuar el dolor que podría ser una señal de advertencia de un ataque cardíaco”, comparte el NIA.

Te puede interesar: