5 mejores alimentos para el cerebro, según la ciencia

Incluir ciertos alimentos en tu dieta puede favorecer tu memoria, la concentración, habilidades de pensamiento y prevenir el deterioro cognitivo a medida que envejecemos

Las fresas son ricas en flavonoides que ayudan a prevenir la inflamación en el cerebro y el daño en las neuronas.
Las fresas son ricas en flavonoides que ayudan a prevenir la inflamación en el cerebro y el daño en las neuronas.
Foto: Alexas_Fotos / Pixabay

Lo que comemos perjudicar o beneficiar la salud del cerebro. Investigadores han encontrado que una alimentación saludable que incluye muchas frutas, verduras, legumbres y cereales integrales que también suma proteínas como el pescado, favorece el buen funcionamiento cerebral y ayuda a mantener la memoria y las habilidades de pensamiento a medida que envejecemos.

Algunos alimentos pueden contribuir a una buena función mental y tienen efectos protectores. Científicos creen que tan puede influir la alimentación en el cerebro que desarrollaron la dieta MIND para prevenir la demencia y la pérdida de la función cerebral a medida que envejecemos.

5 mejores alimentos para el cerebro

1. Bayas

Arándanos y fresas
Foto: Suzy Hazelwood/Pexels

Las fresas, arándanos, moras y otras bayas son ricas en flavonoides, particularmente antocianinas. Sustancias químicas con afectos antioxidantes y antiinflamatorios que pueden ayudar a prevenir la inflamación en el cerebro y el daño en las neuronas, a favorecer la comunicación neuronal y reducir el riesgo de demencia como la enfermedad de Alzheimer. También pueden ayudar a disminuir el riesgo de Parkinson.

Un estudio epidemiológico dirigido por científicos del Centro de Investigación de Nutrición Humana sobre el Envejecimiento del USDA encontró que las personas con más alta ingesta (7.5 tazas por mes) arándanos o fresas tenían aproximadamente un 40% menos de probabilidades de desarrollar demencia en comparación con las personas que tenían una ingesta baja.

2. Pescado

Salmón
Foto: Shameel Mukkath/Pexels

Los pescados grasos son ricos en omega-3. Los ácidos grasos omega 3 son importantes para el cerebro durante toda la vida, desde el desarrollo cognitivo temprano en los fetos hasta el aprendizaje y la memoria en los adultos.

La Alzheimer’s Society explica que se cree que las células del cerebro con altos niveles de omega-3 en sus membranas se comunican mejor con otras células, un proceso importante para el funcionamiento del cerebro. Entre los pescados más ricos en omega-3 se encuentran el salmón, arenque, sardinas enlatadas, caballa y lubina.

3. Vegetales de hoja verde

Espinacas
Foto: Lisa/Pexels

Harvard Health comparte que las verduras de hoja verde como la col rizada, la espinaca, la col y el brócoli son ricas en nutrientes saludables para el cerebro como la vitamina K, la luteína, el ácido fólico y el betacaroteno.

Comer una porción de vegetales de hojas verdes al día puede ayudar a preservar la memoria y las habilidades de pensamiento a medida que una persona envejece, según un estudio realizado por investigadores del Centro Médico de la Universidad Rush en Chicago.

4. Nueces

Nueces
Foto: Jess Vide/Pexels

Las nueces son ricas en ácido graso omega-3 ácido alfa-linolénico (ALA), vitaminas, minerales y antioxidantes que favorecen la salud del cerebro. El cerebro no está libre del estrés oxidativo.

El revestatrol en nueces y cacahuates se relaciona con la protección de las neuronas contra el daño oxidativo y con la prevención de la muerte neuronal. Al igual que la vitamina E protege las células del estrés oxidativo causado por los radicales libres.

Una dieta que incluya maní puede ayudar a prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad. “Las personas que comen maní con regularidad tienen un menor riesgo de enfermedad cardíaca; y existe una creciente evidencia de que el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer está asociado con el riesgo de enfermedad cardiovascular”, comparte la Escuela de Salud Pública de Harvard.

5. Café

Café
Foto: Foodie Factor/Pexels

El café no solo favorece la capacidad de concentración a corto plazo. El consumo constante y moderado de esta bebida favorece la memoria, protege del deterioro cognitivo y se ha relacionado con un menor riesgo de padecer Alzheimer y Parkinson. El café protege el cerebro de distintas formas. Tres de ellas son a través de la cafeína, sus polifenoles (que incluyen ácido clorogénico y ácido quínico), y la tregonelina.

Te puede interesar: