Covid: sin correctas medidas de prevención gubernamentales, Texas podría perder más de 72,000 empleos

Las afectaciones económicas, en caso de que se pierdan empleos, no sólo tendrán un impacto en las familias y las empresas, también en las arcas del gobierno, en especial porque recaudarán menos dinero

Perryman Group  señaló que habrá una disminución anual de la producción de más de $13,000 millones de dólares.
Perryman Group  señaló que habrá una disminución anual de la producción de más de $13,000 millones de dólares.
Foto: Kevin Dietsch / Getty Images

La Covid-19 sigue causando estragos en toda la población estadounidenses, pero también continúa afectado la recuperación económica que se ha dado a lo largo de este año. Con la llegada de la variante Delta las complicaciones en esta materia pueden ser severas, en especial, en lo relacionado con el empleo.

Uno de los estados que ha implementado diversas estrategias para que los estadounidenses retornen al entorno laboral es Texas. Desde hace algunos meses, las autoridades estatales determinaron conveniente cortar las ayudas de desempleo federales que otorgaban $300 dólares a los beneficiarios para así obligar a los ciudadanos a contratarse en alguna vacante disponible.

Hace unos días, la firma de análisis e investigación económica Perryman Group, planteó que se  perderían, al menos, 72.000 empleos en Texas por el tema de la pandemia, a pesar de que miles de texanos han sido vacunados en los meses recientes. Esta situación generaría un retroceso en el tema de la generación de fuentes de trabajo.

Además, Perryman Group  señaló que habrá una disminución anual de la producción de más de $13,000 millones de dólares. Según el análisis, en promedio, el estado pierde, aproximadamente, $187,000 dólares por cada empleado que no puede regresar a trabajar debido a la pandemia, situación que tiene un fuerte impacto en la economía local.

Por otra parte, las empresas pierden por empleado, de acuerdo con el informe $66,552. Estas cifra por trabajador representan pérdidas exhorbitantes para las compañías, por tal razón no existe una perspectiva positiva que pudiese tener tranquila a la clase empresarial del estado, en especial porque apenas se estaban recuperando del impacto económico producto del distanciamiento social.

Según el estudio, el que no se concreten empleos, repercutirá en que la actividad económica impacte a las arcas del gobierno, ya que se genera “ingresos fiscales y la falta de implementación de medidas significativas conduce a pérdidas notables en los ingresos del estado por $339.1 millones de dólares sobre una base anualizada”.

La llegada de Delta  ha cambiado rotundamente el panorama en todo el país, ya que se pensó que con el avance de la vacunación a estas alturas del año la pandemia prácticamente sería una prueba superada, pero el aumento de casos y la forma en cómo se propaga esta cepa hace que los pronósticos tanto en salud como en lo económico sean distintos.

A principio de julio la clase empresarial indicó que Delta no sería un dolor de cabeza, ya que únicamente estaba afectando a los ciudadanos que no se habían vacunado todavía, así como también a las poblaciones más alejadas en los estados, la realidad es que a casi dos meses de que se dio dicho posicionamiento Delta ya está poniendo en jaque a varias economías locales como la texana.

También te puede interesar: Walmart, Home Depot, Ikea temen no tener mecadería suficiente para Navidad