La ventaja de ser los Wizzards

La diversidad de los backgrounds de sus integrantes les permite un amplio repertorio de ritmos, como el jazz, el pop, el hip hop y los sonidos caribeños

Los Wizzards estrenaron recientemente 'Spanglish Love', in disco con temas en inglés y en español. Foto: Cortesía
Los Wizzards estrenaron recientemente 'Spanglish Love', in disco con temas en inglés y en español. Foto: Cortesía
Foto: Cortesía

Cuando Wizzmer llegó a Miami desde su natal Venezuela la estaba pasando muy mal. No tenía ni un cinco en la bolsa, así que para sobrevivir tocaba el cuatro en la calle y los jueves actuaba en un pequeño café donde invitaba a la audiencia a cantar o a tocar algún instrumento.

De entre toda la gente que subió al escenario, Wizzmer –quien se crió en un pequeño pueblo a orillas del río Orinoco– le echó el ojo a varios músicos. Poco a poco los fue reclutando hasta que formó la bulliciosa los Wizzards, una banda de siete elementos que busca ser un referente de la música funk pero con toque latino.

“Independientemente de nuestras influencias, queremos sonar a nosotros mismos”, dijo Wizzmer en una entrevista desde Miami. “Tratamos de innovar trayendo la música de antes mezclada con nuestra propuesta”.

Y es que los Wizzards, a pesar de ser un grupo de jóvenes de entre los 26 y los 40 años, inspiró su estilo en artistas como Kool and the Gang y James Brown, cantantes que tuvieron sus glorias cuando algunos de ellos ni siquiera habían nacido.

“Es que somos jóvenes viejos”, dijo Samy Hawk, el bailarín y rapero de la banda, y también venezolano. “Nos gusta la música vieja”.

El grupo estrenó hace unas semanas “Love Me”, que forma parte de “Spanglish Love”, el álbum más reciente de la banda. El disco tiene ocho temas, en los que sus integrantes, todos latinos y un jamaiquino, mezclan el inglés y el español.

El funk, sin embargo, no es el único ritmo que distingue a esta agrupación. La diversidad de los backgrounds de sus integrantes y sus historias personales con la música les ha permitido abarcar un amplio repertorio de ritmos, como el jazz, el pop, el hip hop y los sonidos caribeños.

“Hay tantas piezas y colores en nuestra propuesta que podemos cantar en distintos festivales”, dijo Samy. “Tenemos esa ventaja”.

Esa capacidad de conectar su música con distintas audiencias fue lo que le hizo a esta banda ganar un concurso al que convocó el Miami Heat, el equipo profesional de basquetbol de esa ciudad. El premio fue tocar en el medio tiempo de uno de los juegos del equipo. El momento quedó inmortalizado en un video que se puede ver en Youtube y en el que los Wizzards cantan y bailan en la arena American Airlines de Miami.

Samy atribuye la madurez con la que toca el grupo, a pesar de que tienen relativamente poco tiempo actuando juntos, a la vasta experiencia que cada uno de los miembros adquirió de manera individual; la banda se consolidó en 2017.

“Somos como la Fania All Stars, donde cada uno era una estrella con un proyecto a la par”, dijo Samy. “Pero que cuando todos se juntaban y giraban sucedía la magia”.

La banda miamense está formada por siete miembros, seis latinoamericanos o de ascendencia hispana, y un jamaiquino. Foto: Cortesía