Familiares cercanos: padres temporales del Departamento de Servicios de Niños y Familia de LA

La entidad hace un llamado para participar del programa de ‘Familiar Cuidador’ en pro de la estabilidad de los menores

Después de la experiencia en el programa, la pareja decidió adoptar a un niño / sumministrada.
Después de la experiencia en el programa, la pareja decidió adoptar a un niño / sumministrada.
Foto: Cortesía

En 2005, una prima de Isabel Solís luchaba para dejar el abuso de las drogas. Fue entonces que Isabel junto a su esposo, Miguel Ángel, no lo pensaron dos veces y decidieron hacerse cargo de sus dos sobrinas mientras su madre se recuperaba.

La pareja logró quedar a cargo de las menores, una recién nacida y otra niña de 11 años, a través de un programa llamado Familiar Cuidador del Departamento de Servicios de Niños y Familia del condado de Los Ángeles (DCFS).

“Habíamos decidido ayudar a mi prima; ella es parte de la familia”, dijo Isabel, quien es maestra de preescolar en la ciudad de Pacoima.

Como un ‘familiar cuidador’ del DCFS, se hizo cargo de alimentar, proteger y amar a las pequeñas como si fueran sus propias hijas.

“Cuando recibimos a la bebé, fue algo muy emocionante”, narró a La Opinión. “Fue algo amoroso lo que hicimos por ellas”. Sin embargo, confiesa que desconocía la aventura que viviría.

“[Al principio] fue difícil porque la bebé no dormía toda la noche… Quería comer cada dos horas y media”.

Con igual cariño educaron a la mayor y se hicieron cargo de que fuera a la escuela.

Un año después, cuando su madre había logrado recuperarse, las niñas regresaron al seno materno.

Aquella recién nacida, ahora ya está en la preparatoria; mientras que la mayor vive con su pareja y tiene su propia hija. Sus identidades se mantienen en reserva debido a lo delicado de la historia.

Al final de la experiencia vivida, Isabel y su esposo decidieron adoptar a un niño a quien llamaron Miguelángel Pedro Solís, quien ahora tiene 5 años y ya acude al prekínder.

La madre del pequeño Miguelángel Pedro Solís dice que su hijo siempre le pregunta: “Mami, ¿por qué mi nombre tiene muchas letras?”.

Después de la experiencia en el programa como ‘familiar cuidador’, Isabel Solís y su esposo, Miguel Ángel, decidieron adoptar a un niño. / Foto: Suministrada.

“Septiembre: Mes del Cuidado por Familiares”

Cada septiembre, el DCFS celebra el “Mes del Cuidado por Familiares”, un programa que permite que los menores que no puedan permanecer con sus padres debido a diversos problemas, como el abuso de sustancias, puedan quedarse de manera temporal con otros seres queridos.

“Reclutamos y aprobamos a las familias, incluidos parientes que desean desempeñar el papel de padres, con recursos para apoyar a nuestros niños de crianza”, dijo a La Opinión Kym Renner, subdirectora del Juzgado de Menores y Adopciones del condado de Los Ángeles. Lo hacen a través de la División de Aprobación de Familias.

Por separado, el DCFS también tiene el Programa de Recursos de Apoyo Familiar, tutela, adopciones y permanencia del menor en hogares de crianza.

“Hacemos lo que llamamos Búsqueda Familiar Inicial (Upfront Family Finding o UFF)”, dijo. “Invertimos mucho tiempo para encontrar las conexiones con todos los familiares de cualquiera de las familias y niños del sistema”.

El UFF, en particular, se enfoca en iniciar servicios de búsqueda de familiares a los pocos días de que un niño ingresa al cuidado de crianza. Ello ayuda a aumentar las posibilidades de colocar a los niños con ‘familiares cuidadores’.

De acuerdo con Juana Aguilera, portavoz del DCFS, casi el 50% de los niños y jóvenes en cuidado de crianza que no pueden vivir con sus padres, son tomados por familiares a través del Servicios de Apoyo para Familiares (Relative Support Services).

Las personas indocumentadas familiares de algún menor en situación de crianza también son elegibles para quedar al cuidado de los niños.

Familiares: prioridad para el cuidado

Cuando un niño o joven no puede permanecer en casa de manera segura y debe ingresar al cuidado de crianza, autoridades del DCFS dicen buscar conexiones con familiares siempre que sea posible.

La entidad agrega que al dar prioridad para dejar al niño con parientes, el DCFS busca mejorar la estabilidad y minimizar instancias de interrupción en su desarrollo.

“Las estadísticas demuestran que los niños prosperan cuando están con sus familiares y tienen mejores resultados”, señaló Kym Renner.

“Cuando un sistema está involucrado en la vida de un niño, más podemos avanzar hacia cualquier tipo de estabilidad y permanencia; veremos mejores resultados y menos trauma para los niños”.

En 2020, el 60% de los niños que salieron del sistema cuidado de crianza (7,019)en el condado de Los Ángeles se reunieron de nuevo con sus padres biológicos, reportó el Proyecto de Indicadores de Bienestar Infantil de California (CCWIP) de UC Berkeley.

De hecho, cuando un niño no puede quedarse en casa debido a preocupaciones de seguridad, la reunificación familiar es prioridad para el DFCS. Las investigaciones basadas en evidencia, muestran que a menudo el mejor resultado para el desarrollo y bienestar general de un niño, es volver con sus padres biológicos.

Solo se requiere amor

“Esta es tu vocación. Esta es tu familia. Y esto es parte de tu comunidad. Y todos estamos aquí para cuidarnos y amarnos unos a otros”, afirma Kym Renner, subdirectora del Juzgado de Menores y Adopciones del Condado de Los Ángeles, en el Departamento de Servicios para niños y Familias (DCFS) con respecto al llamado que hizo a las familias latinas para que se conviertan en padres de crianza, especialmente si son parientes cercanos de los niños.

“Mientras te preocupas por uno, el otro se preocupará por ti. Y nosotros, como los más vulnerables, te necesitamos, tú también serás más vulnerable y necesitarás de otro. Así que ayuda a los niños de tu comunidad y su familia, ellos te necesitan. Necesitan tu voz y tú puedes ser la voz de aquellos que no pueden hablar por sí mismos”.

Agrega que para calificar al programa, “nadie tiene que preocuparse si es indocumentado. Ese no va a ser un problema”, Además, “no tienen por qué estar casados o vivir en una casa propia”.

“No dejes que nada te detenga de dar amor a los niños; déjanos decirte que no te digas a ti mismo que no puedes”, expresó Renner.

Para más información sobre cómo convertirte en padre o madre de crianza, comunícate con el DCFS al 1(888) 811-1121.