Biden aprobó una declaración federal de desastre para California debido a los incendios

El Departamento de Bomberos de California reportó más de 2.2 millones de acres quemados y al menos 3,000 estructuras consumidas por 7,064 incidentes en lo que va de año

Un tornado de fuego cerca de Wofford Heights, California, el 25 de agosto de 2021.
Un tornado de fuego cerca de Wofford Heights, California, el 25 de agosto de 2021.
Foto: David McNew / Getty Images

El presidente Joe Biden aprobó una declaración federal de desastre para California, debido a la histórica temporada de incendios que azota al estado, intensificados por la sequía y el calor extremos, asociados con el cambio climático.

El presidente aseguró que el país se encuentra en un código rojo de emergencia debido a las graves consecuencias causadas por el cambio climático, las que impactan en mayor medida a las minorías, como los latinos.

Pero tanto el Presidente como el liderazgo demócrata en el Congreso saben que la única forma de dar un giro definitivo y disminuir el impacto del cambio climático, es aprobar e implementar una acción climática audaz, basada en inversiones decisivas en energía limpia y justicia ambiental, como las incluidas en la propuesta Build Back Better.

Biden dijo la semana pasada que los incendios forestales, los huracanes y las inundaciones estaban azotando cada parte de Estados Unidos, con más de 100 millones de estadounidenses afectados solo este verano, mientras presiona para que se inviertan recursos para mejorar la infraestructura y combatir el calentamiento global, causado por el cambio climático.

Los efectos del cambio climático se agravan en California

La devastadora temporada de incendios forestales está empeorando en el oeste de Estados Unidos por la sequía más severa en cien años y las olas de calor que han batido récords en todo el noroeste. El mayor riesgo ha llevado a los funcionarios a reevaluar la planificación del uso de la tierra, el manejo forestal, los esfuerzos de extensión de emergencia, las políticas de vivienda y climáticas.

Si bien los incendios forestales son una parte natural del paisaje de California, la temporada de incendios en California y en todo el oeste comienza antes y termina más tarde cada año. El cambio climático se considera un factor clave de esta tendencia.

Las temperaturas más cálidas de la primavera y el verano, la reducción de la capa de nieve y el deshielo primaveral más temprano crean estaciones secas más largas e intensas que aumentan el estrés por humedad en la vegetación y hacen que los bosques sean más susceptibles a los incendios forestales severos. Se estima que la duración de la temporada de incendios aumentó en 75 días en las Sierras y parece corresponder con un aumento en la extensión de los incendios forestales en todo el estado.

En California, se espera que la frecuencia de los incendios forestales extremos que queman más de 25,000 acres aumente en casi un 50% para fines del 2100, y el área promedio quemada en todo el estado aumentará en un 77%.

Los latinos, en particular, representan el 37 % de las personas que viven en las áreas que enfrentan los riesgos más extremos de incendios forestales. Además, los latinos están más expuestos al material particulado (PM2.5) de otras fuentes, lo que aumenta su prevalencia de afecciones respiratorias como el asma.

Biden señaló en que la respuesta de la administración a los recientes incendios forestales está contemplada en el plan Build Back Better, que incluye miles de millones de dólares para preparación, resiliencia y respuesta ante incendios forestales; manejo forestal para restaurar millones de acres y proteger hogares y fuentes públicas de agua.

Este proyecto de ley bipartidista incluye más de $8 mil millones de dólares para aumentar la resistencia a los incendios forestales y contempla medidas para el manejo de la crisis ambiental creada por el cambio climático.