L@s herman@s pueden ser la clave para detener la propagación del VIH

Sabemos por experiencia que no hay nada como el apoyo familiar. No es necesario hablar abiertamente sobre el sexo con los miembros de nuestra familia, solo necesitamos hacerles saber que la PrEP es una opción efectiva

Louis Arevalo holds his Truvada pills at his home in Los Angeles. The drug can be over 90 percent effective at preventing spread of HIV.
Louis Arevalo holds his Truvada pills at his home in Los Angeles. The drug can be over 90 percent effective at preventing spread of HIV.
Foto: Cortesía

Traducido por Maythé Ruffino y Damaris Bernard

Es tan obvio que es muy fácil pasarlo por alto, nuestras familias nos mantienen sanos. Piense en la hija que le recuerda a su padre viudo que tome su medicamento para la diabetes. La madre que anima a su hijo a no trabajar tanto o los familiares que nos piden las llaves del coche cuando nos hemos tomado una copa de más.

De hecho, esta tendencia puede ser más fuerte en nuestras comunidades. Como latinos, somos más propensos que otros grupos raciales/étnicos a depender de nuestras familias para obtener apoyo social.

¿También se benefician del apoyo familiar los hombres homosexuales en nuestras comunidades?

Al principio, algunos hombres homosexuales pueden experimentar rechazo al revelarle a sus familias su orientación sexual. Sin embargo, con el tiempo, frecuentemente las familias se reconcilian y los hombres homosexuales pueden mantener o reconstruir relaciones de apoyo con sus herman@s. L@s herman@s constituyen un recurso emocional para toda la vida y el 77% de las personas latinas tienen al menos un/a herman@. Cabe destacar que la calidad de las relaciones entre herman@s tienen que ver con discusiones sobre cómo deben tener sexo seguro los adolescentes.

La seguridad es un gran problema. En 2019, 1505 personas en el condado de Los Ángeles de 13 años o más fueron diagnosticadas recientemente con VIH. Los hombres latinos fueron el grupo más diagnosticado con 667 casos que representan el 44% del total.

¿Podrían en particular l@s herman@s ayudar con la prevención del VIH?  ¿Apoyarían el uso de la PrEP? (PrEP por sus siglas en inglés significa Pre-Exposure Profilaxis que en español significa profilaxis en la preexposición. Preexposición significa antes de mantener relaciones sexuales. Profilaxis significa prevenir la infección).

La PrEP proporciona una protección del 99% contra las infecciones del VIH. Los hombres y las mujeres sexualmente activos que no tienen VIH, pero que están en riesgo de contraerlo, toman una píldora de PrEP todos los días. La FDA (Federal Drug Administration, en español la Administración Federal de Medicamentos) la aprobó en el 2012. Algunos han dicho que la PrEP es como tomar las píldoras anticonceptivas, pero para prevenir el VIH. A pesar de que muchas personas han oído hablar de la PrEP, la mayoría no la está usando.

No es difícil obtener la PrEP en California. California la ofrece (1) a bajo costo o sin costo alguno, (2) independientemente del seguro de salud o estado migratorio y (3) sin requerir receta por primera vez.

Nosotros, en la Universidad Charles R. Drew y el Centro de Niños Sanos y Familias de St John, realizamos un estudio para explorar si l@s herman@s de los hombres homosexuales estarían dispuest@s a promover el uso de la PrEP. Realizamos unas entrevistas con 31 hombres homosexuales junto con un/a herman@ en quien confiaban. Luego realizamos un estudio enfocado en tres grupos solo de herman@s. 

Nuestro estudio demostró lo siguiente. Primero, una vez que l@s herman@s entendieron cómo funcionaba la PrEP, se dieron cuenta de que era seguro y que cualquier efecto secundario inicial no duraba mucho tiempo. Querían que sus hermanos la tomaran para protegerse del VIH.

En segundo lugar, la mayoría de l@s herman@s no pensaban que su hermano estuviera en riesgo de infectarse con el VIH. No sabían que la mayoría de sus hermanos homosexuales reportaron haber mantenido relaciones sexuales sin condón en los últimos tres meses. 

Además, l@s herman@s están dispuest@s a colaborar en el uso de la PrEP de su hermano gay. Casi tod@s dijeron que estaban dispuest@s a ir al médico con su hermano, recordarle que tome una píldora todos los días y ayudarlo a lidiar con cualquier efecto secundario. De hecho, 19 de l@s 20 herman@s en los grupos focales informaron que tomarían la PrEP con su hermano si esto lo ayudaba a comenzar el tratamiento preventivo.

Esto es lo que algunos de los herman@s dijeron durante las entrevistas.

Leo tiene 34 años y tiene un hermano gay que tiene 29 años. Le preocupa el riesgo del VIH que corre su hermano. Nos dijo: “Eso es lo único que quiero, que me ayude a hacerle entender que debe tomar la PrEP. Si es para evitar contraer el VIH, no hay nada de malo en ello”.

Cristina tiene 24 años y también está preocupada por su hermano menor. Ella le dijo: “Te recomiendo tomar la PrEP. Si tienes ese nivel adicional de protección, no hay nada de malo en tomarla”.

Leo y Cristina tienen razón al preocuparse por sus hermanos porque el VIH continúa afectando a nuestras comunidades.

Sabemos por experiencia que no hay nada como el apoyo familiar. No es necesario hablar abiertamente sobre el sexo con los miembros de nuestra familia, si eso nos hace sentir incómodos, solo necesitamos hacerles saber que la PrEP es una opción efectiva. Podemos sugerir tomar la PrEP de la misma manera que sugerimos tomar vitaminas y hacer ejercicio.

Hablando con su hermano menor, Yvonne, de 23 años, le preguntó: “Si algo ayuda a prevenir el VIH, ¿por qué no tomarlo?” ¿Cómo le responderías? 

Homero E. del Pino, Ph.D., M.S. es Profesor Asociado de Psiquiatría y Comportamientos Humanos en la Universidad Charles R. Drew de Medicina y Ciencia