Cómo afecta el microbioma intestinal a la salud general de tu cuerpo

El microbioma intestinal desempeña funciones clave en el cuerpo humano. No solo puede estimular tu sistema inmunológico, también juega un papel importante en las alergias, puede tener influencia en la pérdida de peso y en los estados de ánimo

El micriobioma intestinal se etiqueta como un órgano de apoyo porque desempeña muchas funciones clave en el cuerpo.
El micriobioma intestinal se etiqueta como un órgano de apoyo porque desempeña muchas funciones clave en el cuerpo.
Foto: Shutterstock

El microbioma en nuestro cuerpo consiste en billones de microorganismos, estos incluyen no solo bacterias, sino también hongos, parásitos y virus de miles de especies diferentes. Hay varios microbiomas distintos, en la piel, la boca y las vías respiratorias, pero el más importante para la salud está en el sistema digestivo, comúnmente llamado microbioma o microbiota intestinal.

La microbioma como un órgano de apoyo

La Escuela de Salud Pública de Harvard señala que el micriobioma incluso se etiqueta como un órgano de apoyo porque desempeña muchas funciones clave en la promoción de las operaciones diarias sin problemas del cuerpo humano.

El microbioma consta de microbios que son útiles y otros que son potencialmente dañinos. En un cuerpo sano conviven sin problema la microbiota simbiótica (beneficiosa) y la patógena (promueven enfermedades). Pero si hay una alteración en ese equilibrio, se produce disbiosis y el cuerpo puede volverse más susceptible a las enfermedades.

Cómo la microbiota afecta la salud del cuerpo

Harvard señala 3 funciones importantes de la microbiota:

1. Estimula el sistema inmunológico.

2. Descompone los compuestos alimentarios potencialmente tóxicos.

3. Sintetiza ciertas vitaminas y aminoácidos. Por ejemplo, las enzimas clave necesarias para formar la vitamina B12 solo se encuentran en las bacterias, no en plantas y animales.

Inflamación intestinal

Investigadores de la Universidad de Chicago descubrieron en  2012 que las grasas altamente saturadas que se consumen típicamente en una dieta occidental pueden alterar la mezcla normalmente beneficiosa de microbios y dar lugar a la aparición de microbios que desencadenan la inflamación y dañan el intestino.

Obesidad

La dieta occidental también provoca la expansión de microbios que promueven la digestión y absorción de alimentos ricos en grasas. Se cree que la presencia constante de estos microbios puede contribuir a la sobrenutrición y la obesidad.

The Conversation comparte que Investigadores de la Universidad de Washington encontraron que la presencia de microbios “buenos” específicos en el intestino de las personas que hacen dieta para perder peso afecta la cantidad de libras que pueden perder.

En el estudio realizado, las personas que perdieron más peso, tenían enzimas bacterianas más beneficiosas en el intestino. Estas enzimas ayudaron a descomponer los carbohidratos complejos, lo que los hace más fáciles de digerir y potencialmente menos propensos a almacenarlos como grasa.

Alergias

El microbioma intestinal también juega un papel clave en el desarrollo de alergias alimentarias. La Universidad de Chicago comparte que en 2014, un equipo dirigido por la inmunóloga Cathryn Nagler demostró que la presencia de una clase común de bacteria llamada Clostridia puede proteger contra el desarrollo de alergias alimentarias al fortalecer la barrera intestinal para minimizar la exposición a alérgenos.

Estado de ánimo

Especies concretas de bacterias, pueden estar asociadas a la memoria, a las interacciones sociales, así como enfermedades neurodegenerativas o la depresión.

Los microorganismos producen sustancias que llegan a la sangre y posteriormente al cerebro luego de cruzar la barrera hematoencefálica, según explica en The Conversation el neurobiólogo José Ramón Alonso Peña.

Los desequilibrios la microbiota podrían contribuir a la depresión. A su vez la depresión favorece la modificación de especies de tus microbiota lo que puede hacer aún más grave la depresión.

La Universidad de Chicago expone que se está investigando cómo el microbioma tiene efectos en afecciones de salud, incluidos cálculos renales, enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Crohn, cáncer de colon, diabetes, enfermedad celíaca, enfermedad cardíaca, asma, acné, enfermedad hepática, enfermedad de Alzheimer, esclerosis múltiple, ansiedad, artritis reumatoide, psoriasis, accidente cerebrovascular e incluso alteración de los ritmos circadianos del cuerpo y los ciclos del sueño.

Te puede interesar:
Cuidar la microbiota para adelgazar: qué alimentos te ayudan a mantenerla saludable a diario
7 peores hábitos alimenticios que debilitan tu sistema inmunológico
Cómo seguir una dieta para combatir la inflamación crónica