¿Cómo funciona la cadena de suministro y porqué permanecerá en crisis hasta mitad de 2022?

El fuerte aumento de la demanda desde los hogares atascó el sistema de transporte de mercancías y las fábricas carecieron de componentes globalmente adquiridos lo que paralizó las líneas de producción

El fuerte aumento de la demanda atascó el sistema de transporte de mercancías que las fábricas necesitaban
El fuerte aumento de la demanda atascó el sistema de transporte de mercancías que las fábricas necesitaban
Foto: ROSLAN RAHMAN / AFP / Getty Images

El mundo está experimentando escasez en el suministro de una gran cantidad de productos como chips de computadoras, cereales, papel higiénico, equipos de ejercicio, entre muchos otros.

A pesar de que se han optimizado los procesos de compra vía dispositivos móviles, que permiten adquirir un bien con un solo clic desde la palma de la mano y esperar a que llegue a la puerta de los hogares, ahora ciertos productos se encuentran agotados o con una larga espera para su adquisición.

En el campo de la salud, los médicos enfrentan los efectos de la peor pandemia en un siglo sin equipo de protección adecuado, con medicamentos y vacunas insuficientes.

En Alaska, la gente está luchando por encontrar suficientes abrigos de invierno. Los aviones se retrasan mientras las tripulaciones esperan las entregas de alimentos.

¿Cuáles fueron las causas?

La pandemia ha interrumpido casi todos los aspectos de la cadena de suministro global.

La vía poco perceptible para el consumidor habitual que abarca desde la fabricación, transporte y logística que conduce los productos desde su sitio de fabricación, extracción o cultivo, hasta su destino final.

Al final de esta cadena se ubica otra empresa o consumidor final que ha cubierto el importe del producto terminado.

La escasez ha provocado que los precios de muchas cosas suban.

¿Cuándo empezó esto?

Las interrupciones se remontan a principios del año pasado, justo en las etapas iniciales de la pandemia.

Las fábricas en partes del mundo donde se encuentra gran parte de la capacidad de fabricación global como China, Corea del Sur y Taiwán, así como naciones del sudeste asiático como Vietnam y gigantes industriales europeos como Alemania, se vieron seriamente afectadas por la propagación de casos de coronavirus.

Muchas fábricas cerraron o se vieron obligadas a reducir su producción porque los trabajadores estaban enfermos o encerrados.

En respuesta, las compañías navieras recortaron sus horarios anticipándose a una caída en la demanda de transporte de mercancías en todo el mundo.

Esta decisión financiera de corto plazo provocó una reacción en cadena de gigantescas proporciones.

De hecho, la demanda de algunas cosas (comidas en restaurantes, viajes a destinos de vacaciones, servicios de spa) se ha convertido en un cráter.

Los estadounidenses tomaron el dinero que solían gastar en tales experiencias y lo redirigieron a bienes para sus hogares, que de repente se duplicaron como oficinas y aulas.

Se disparó la venta de sillas de oficina e impresoras nuevas, mientras adquirieron equipos de gimnasio y consolas de videojuegos.

Aumentó la compra de productos como pintura y madera para proyectos que agregaron espacio o hicieron que sus límites existentes fueran más cómodos.

El momento y la cantidad de las compras de los consumidores inundaron el sistema.

¿Porqué las fábricas simplemente no producen más?

Las fábricas cuya producción tiende a ser bastante predecible aumentaron para satisfacer un aumento de pedidos.

Algunas fábricas lo hicieron, según explica Peter S. Goodman, en su artículo para The New York Times, pero esto generó otros problemas.

Las fábricas requieren componentes para fabricar las cosas que exportan. Por ejemplo, una computadora ensamblada en China puede requerir un chip fabricado en Taiwán o Malasia, una pantalla plana de Corea del Sur y docenas de otros dispositivos electrónicos extraídos de todo el mundo, que requieren productos químicos especializados de otras partes de China o Europa.

El fuerte aumento de la demanda atascó el sistema de transporte de mercancías que las fábricas necesitaban.

Al mismo tiempo, los productos terminados, muchos de ellos fabricados en China, se amontonaban en almacenes y puertos de toda Asia debido a la profunda escasez de contenedores de envío, las cajas de acero de tamaño estándar que transportan mercancías en enormes embarcaciones.

¿Qué pasó con todos los buques portacontenedores gigantes?

En términos más simples, se quedaron atrapados en los lugares equivocados.

En la primera fase de la pandemia, cuando China envió enormes volúmenes de equipos de protección como máscaras y batas de hospital a todo el mundo, los contenedores se descargaron en lugares que generalmente no devuelven mucho producto a China, regiones como África Occidental y Asia Meridional.

En esos lugares, los contenedores vacíos se amontonaban justo cuando las fábricas chinas estaban produciendo una gran oleada de otros bienes destinados a los ricos mercados de América del Norte y Europa.

Debido a que los contenedores eran escasos y la demanda de envío era intensa, el costo de mover la carga se disparó.

Antes de la pandemia, enviar un contenedor desde Shanghai a Los Ángeles costaba quizás $2,000 dólares.

A principios de 2021, el mismo viaje costaba hasta $25,000 dólares.

Grandes empresas como Target y Home Depot tuvieron que esperar semanas e incluso meses para llevar sus productos de fábrica terminados a los barcos.

Mientras tanto, en los puertos de América del Norte y Europa, adonde llegaban los contenedores, la gran afluencia de barcos abrumaba la disponibilidad de muelles. En puertos como Los Ángeles y Oakland, California, decenas de barcos se vieron obligados a anclar en el océano durante días antes de que pudieran cargar y descargar.

Al mismo tiempo, los conductores de camiones y trabajadores portuarios quedaron atrapados en cuarentena, lo que redujo la disponibilidad de mano de obra disponible para descargar mercancías y ralentizó aún más el proceso.

Esta situación se vio agravada por el cierre del Canal de Suez después de que un buque portacontenedores gigante se atascara allí, y posteriormente, por el cierre de los principales puertos de China en respuesta a los nuevos casos de Covid-19.

Casi todo lo que se fabrica escasea. Eso incluye todo, desde papel higiénico hasta autos nuevos.

Las interrupciones se remontan al comienzo de la pandemia, cuando las fábricas en Asia y Europa se vieron obligadas a cerrar y las compañías navieras recortaron sus horarios.

La demanda de artículos para el hogar se disparó.

El dinero que los estadounidenses alguna vez gastaron en experiencias se redirigió a cosas para sus hogares.

El aumento atascó el sistema para transportar mercancías a las fábricas que las necesitaban, como chips de computadora, y los productos terminados se amontonaron debido a la escasez de contenedores de envío.

Ahora, los puertos están luchando por mantenerse al día. En América del Norte y Europa, donde llegan los contenedores, la gran afluencia de barcos está abrumando a los puertos.

Con los almacenes llenos, los contenedores se acumulan en los puertos. Es probable que el caos en el transporte marítimo mundial persista como resultado del enorme atasco de tráfico.

Nadie sabe realmente cuándo terminará la crisis. Es probable que la escasez y los retrasos afecten la temporada de compras navideñas y no está claro qué ocurrirá después.

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, dijo que espera que los problemas de la cadena de suministro persistan “probablemente hasta bien entrado el próximo año”.

Muchas empresas respondieron a la escasez inicial pidiendo artículos adicionales, lo que aumentó las tensiones en los puertos y llenó los almacenes.

Con los almacenes llenos, los contenedores, que de repente sirvieron como áreas de almacenamiento, se amontonaron en los puertos.

¿Qué es exactamente lo que escasea?

Prácticamente cualquier cosa que se produzca o fabrique, desde productos químicos hasta productos electrónicos y zapatillas para correr.

La escasez engendra más escasez.

Un fabricante de pintura que necesita 27 productos químicos para fabricar sus productos puede comprar todos menos uno, pero ese, tal vez atascado en un barco de contenedores frente al sur de California, puede ser suficiente para detener la producción.

¿Porqué los autos nuevos son tan difíciles de encontrar?

Los automóviles usan chips de computadora, muchos de ellos, y la escasez de chips ha dificultado la producción de vehículos. A su vez, eso ha hecho que comprar coches sea más difícil y caro.

¿Cuándo terminará la escasez?

Aunque no se sabe con exactitud, los expertos estiman que la crisis en la cadena de suministros se extenderá hasta mediados de 2022.

Leer más
* Joe Biden admite está evaluando desplegar a la Guardia Nacional por la crisis en la cadena de suministro
* Nuevo récord: más de 100 barcos buscan ingresar a los puertos del sur de California
* Mercados vacíos en EE.UU: algunos de los productos que ya no se consiguen por las fallas en la cadena de suministro