Joven del Lamborghini que mató a hispana recibe sentencia de hasta 9 meses

El hijo de James Khuri, magnate de Beverly Hills, culpable de matar a Monique Muñoz al conducir un Lamborghini a más de 100 mph en Los Ángeles, pidió disculpas por su error diciendo entre lágrimas que fue un joven "mimado"

La sentencia para el hijo del multimillonario James Khuri fue dictada en una corte juvenil de Los Ángeles.
La sentencia para el hijo del multimillonario James Khuri fue dictada en una corte juvenil de Los Ángeles.
Foto: Robyn Beck / AFP / Getty Images

El joven de Beverly Hills que provocó la muerte de una mujer hispana por conducir un auto Lamborghini a más de 100 millas por hora a principios de año fue sentenciado el jueves en una corte de Inglewood.

Una juez sentenció al acusado, quien se había declarado culpable de asesinato vehicular, con 7 a 9 meses en un campamento juvenil (centro de detención juvenil).

Aunque el nombre del joven no se ha hecho público por tratarse de un menor de edad cuando el incidente ocurrió (17 años), se sabe que se trata del hijo de James Khuri, un magnate de Beverly hills que es aficionados a los Lamborghinis. Khuri tiene empresas de bienes raíces, manufacturas y comercio electrónico.

El pasado 17 de febrero, Monique Muñoz, de 32 años, manejaba de regreso del trabajo cuando su auto fue brutalmente impactado en la intersección de Olympic Boulevard y Overland, en Los Ángeles. La trabajadora administrativa de UCLA Health murió en la escena del choque y su auto sedán casi fue partido en dos.

Los investigadores determinaron que el joven aceleró hasta 106 millas por hora poco antes del choque, el cual ocurrió en plena luz del día y en una zona de 35 mph de velocidad máxima.

La familia de la víctima, que enfureció por la lentitud del proceso hasta que el joven recibió cargos en el mes de abril, estuvo presente este jueves cuando la juez Sabina Helton sentenció al acusado.

“Voy a pedir a la corte que le hagan justicia a mi hija; ella se merece eso”, dijo en el tribunal Carol Cardona, la madre de la víctima. “Mi vida no es la misma y ya nunca lo será”.

El acusado, ahora de 18 años, pidió disculpas a la familia de la mujer a la que mató. Lo hizo llorando.

“Me doy cuenta de que mi sufrimiento no está ni cerca de lo que ustedes han tenido que pasar”, dijo según el relato de Los Angeles Times. “Yo fui un joven de 17 años mimado y temerario que pensó que era invencible”.

Pero los familiares y amigos de Muñoz desestimaron la disculpa y también la sentencia.

Cuando un reportero le preguntó a la señora Cardona si la sentencia le puede servir para ir cerrando esta pesadilla, ella respondió: “No lo sé, pero voy a tratar”.