¿Por qué unos policías se negaron a intervenir en el caso de un inmigrante hispano secuestrado?

El Departamento de Seguridad de Denver informó que se investiga por qué varios agentes decidieron no intervenir en el secuestro de un inmigrante hispano indocumentado

Policía de Denver. Imagen de archivo.
Policía de Denver. Imagen de archivo.
Foto: Michael Ciaglo / Getty Images

Varios policías locales de Denver decidieron no intervenir ante el secuestro de un inmigrante hispano indocumentado que fue víctima de un secuestro por parte de un grupo de falsos cazarrecompensas que demandaban miles de dólares por su liberación.

El Departamento de Seguridad de la ciudad informó que hay en curso una investigación contra los mencionados agentes.

Los hechos ocurrieron el 4 de noviembre pasado, cuando familiares de José Salguero Martínez, un inmigrante de 25 años, llamaron al Departamento de Policía de Denver (DPD) a denunciar el secuestro del joven a punta de pistola por cinco sujetos, que ejercieron violencia no solo contra el inmigrante, sino también contra su esposa e hijos.

Inicialmente, los agentes se negaron a responder a la emergencia. Cuando llegaron finalmente al sitio donde Salguero estaba secuestrado, se negaron a intervenir. Es por ello que fue abierta una investigación que busca determinar qué motivó a los agentes a alejarse de un caso de secuestro.

Tras los hechos

Las autoridades indicaron que una investigación como esta toma alrededor de mes y medio; sin embargo, se espera que el reporte inicial al respecto llegue a mediados de enero.

En la investigación participará el fiscal del condado de Arapahoe, con jurisdicción en Aurora, porque ahí es donde fue liberado finalmente.

La Policía de Aurora informó que cinco hombres con ropas negras y fuertemente armados entraron por la fuerza a casa de Salguero. Se presentaron como cazarrecompensas, lo golperaron, esposaron y se lo llevaron, asegurando que lo estaban buscando por una orden de arresto emitida en su contra en 2015, en Nueva York.

Lo llevaron a un hotel desde donde el presunto cabecilla del grupo, William Holland, de 40 años, pidió a la familia 1,500 dólares para no entregarlo a las autoridades migratorias. La familia reunió el dinero, pero los criminales entonces exigieron 5,000 dólares, por lo que una familiar de la víctima decidió llamar a DPD, que decidió no intervenir.

Entonces, los secuestradores lo llevaron a otro hotel en Aurora, donde la policía sí intervino y lo liberó. También arrestó a Holland y a un cómplice; los otros tres se dieron a la fuga.

Ni el DPD ni el Departamento de Seguridad local dieron mayores detalles de la investigación, así que se desconoce el número exacto de agentes que están bajo investigación. La Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Colorado (CIRC) considera este incidente como un ejemplo de aquellos que refuerzan “el temor de los indocumentados de llamar a la policía”.

Lee también:
Presunto asesino de un hombre de 70 años que intentó secuestrar a dos mujeres murió en un tiroteo
Fotos: así hallaron a los soldados mexicanos secuestrados por el CJNG
Menor de 3 años secuestrado en Tennessee podría estar en California