Talibanes venderán cannabis en Australia en su primer acuerdo comercial después de tomar el poder

Aunque la producción de drogas es prohibida por el régimen talibán, autoridades prefieren obtener ganancias y una compañía australiana les ofreció $430 millones de dólares por la explotación de cannabis medicinal

Los agricultores de campos de cannabis y amapola de Helmand y Kandahar operan abiertamente.
Los agricultores de campos de cannabis y amapola de Helmand y Kandahar operan abiertamente.
Foto: BULENT KILIC / AFP / Getty Images

Los talibanes obtuvieron su primer acuerdo comercial como vendedor legal de drogas desde que tomaron el control de Afganistán al comerciar cultivos de cannabis medicinal a los australianos.

El grupo militante, que cobró impuestos a los narcotraficantes para financiar su exitosa apuesta por recuperar el poder, firmó un acuerdo con una empresa para invertir en un centro de procesamiento de marihuana en Afganistán.

A pesar de las prohibiciones sobre la producción de drogas, los mercados de estupefacientes se comercializan libremente

El proyecto le dará a la compañía farmacéutica Cpharm, con sede en Sidney, que produce crema de cannabis medicinal, acceso a enormes cultivos de cannabis afgano.

El cannabis es ilegal en Afganistán, pero las autoridades generalmente son omisas y se llevan una parte de las ganancias.

El viceministro de narcóticos de Afganistán se reunió el martes con un representante de la compañía australiana que prometió $430 millones de dólares, según la agencia de noticias afgana Pajhwok.

Después de recuperar el poder en agosto, los talibanes prometieron prohibir la producción de drogas.

Pero para los agricultores de campos de cannabis y amapola de Helmand y Kandahar, nada ha cambiado, y los comerciantes también operan abiertamente.

Afganistán es el mayor productor de opio del mundo, un importante productor de cannabis y una producción cada vez mayor de metanfetamina.

Las provincias de Afganistán están salpicadas de hierro, cobre, oro, carbón y otros depósitos que se calcula valían alrededor de $2,600 millones de dólares, según el Ministerio de Minas de la nación.

En 2010, se descubrió un campo petrolífero con un estimado de 1.8 mil millones de barriles que se estima en un valor de alrededor de $133 mil millones de dólares.

También se cree que el país devastado por la guerra tiene uno de los depósitos de litio más grandes del mundo, un componente esencial, pero escaso para la producción de baterías en el auge mundial por los automóviles eléctricos.

Pero la mayor parte de la riqueza mineral de Afganistán ha permanecido en el suelo después de décadas de derramamiento de sangre, lo que significa que los líderes talibanes ahora podrían aprovechar una enorme fortuna.

Con el país ahora bajo su control, los talibanes podrían aprovechar esta extraordinaria riqueza vendiendo lucrativos contratos a otros países como China.

Leer más
* Los “soldados fantasma” de Afganistán que hicieron que el país cayera en manos del Talibán
* Bebé entregado sobre reja del aeropuerto de Kabul sigue desaparecido desde entonces
* Talibanes matan a dos personas en Afganistán por poner música en una boda