Hombre utiliza falso brazo de silicona para tratar de obtener un certificado de vacunación

El italiano de 50 años extendió un brazo falso de silicona para obtener un certificado de vacunación sin ser inyectado, pero la enfermera detectó una coloración distinta y ahora enfrentará cargos por fraude

El engaño fue detectado por la enfermera Filippa Bua, cuando estaba a punto de administrar la vacuna en Biella, Piamonte.
El engaño fue detectado por la enfermera Filippa Bua, cuando estaba a punto de administrar la vacuna en Biella, Piamonte.
Foto: Jeff J Mitchell / Getty Images

Un hombre de 50 años intentó hacer pasar un brazo de silicona como propio en una clínica de vacunación Covid-19 en el norte de Italia, en un intento por obtener un certificado de vacuna, sin tener que recibir la inyección.

El engaño fue detectado por la enfermera Filippa Bua, cuando estaba a punto de administrar la vacuna en Biella, Piamonte, el jueves.

Bua le dijo a CNN que notó algo extraño en el brazo.

El color de la piel era anómalo, mucho más claro en comparación con las manos o el rostro del paciente”, dijo.

Después de inspeccionar el área, se dio cuenta de que el brazo era falso, hecho de silicona.

“Primero sentí lástima por el hombre, pensé que tenía una prótesis y me pregunté si de alguna manera lo había obligado a darme el brazo equivocado”, dijo Bua.

“¡Pero luego admitió que estaba usando el brazo falso a propósito para evitar recibir la vacuna!”

La revelación provocó una serie de emociones en Bua, quien dijo que ha sido enfermera desde 1987 y ha administrado miles de inyecciones.

“Al principio me sorprendió, luego me enojé, me sentí ofendida profesionalmente, él no mostró respeto por nuestra inteligencia y nuestra profesión”, dijo. “Nunca esperaría algo así en mi vida”.

El gobierno regional de Piamonte condenó el intento del hombre de estafar al sistema.

“El caso podría calificarse de ‘ridículo’, salvo que estamos hablando de un gesto de enorme gravedad, inaceptable por el sacrificio que está pagando toda la comunidad por la pandemia”, se lee en un comunicado conjunto del presidente y consejero de salud de la región piamontesa.

En un mensaje de video, el presidente del gobierno regional de Piamonte, Alberto Cirio, fue más allá y dijo que el incidente fue “una ofensa al sistema de salud de la región, que es de los primeros en Italia por la capacidad de vacunación y las dosis de refuerzo”.

El 30 de noviembre, Cirio tuiteó un mapa del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades en el que Piamonte aparece entre las pocas áreas de Europa marcadas en verde, lo que significa que la tasa de infección por Covid-19 está por debajo del 1%.

El departamento de salud de Biella ha presentado una denuncia ante la fiscalía local.

El mes pasado, el gobierno italiano firmó un decreto que hace obligatorio un “pase súper verde” Covid-19 en bares, restaurantes, teatros y otros lugares de entretenimiento bajo techo.

Según la nueva medida, solo aquellos con vacunación completa o prueba de recuperación del coronavirus pueden ingresar a dichos lugares.

El “pase verde” original, vigente para lugares cerrados y trenes de larga distancia desde el 1 de septiembre, permite que las personas muestren prueba de Covid negativa dentro de las 48 horas anteriores, en lugar de una vacunación completa o prueba de recuperación, para poder acceder lugares de ocio.

El pase verde todavía se aplica en los espacios de trabajo y se ha extendido al transporte público local.

Las protestas se llevaron a cabo en varias ciudades italianas a mediados de octubre, cuando entró en vigor el requisito de que todos los trabajadores del país mostraran el pase verde emitido por el gobierno.