Quién es Chris Magnus, el jefe de Policía que ahora dirigirá CBP para vigilar la frontera

El jefe de la Policía de Tucson, Arizona, Chris Magnus, fue confirmado por el Senado como el nuevo comisionado de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza; defensores de inmigrantes exigen que termine con la expulsión expedita a través del Título 42, además de terminar con abusos a no ciudadanos

El nuevo comisionado de CBP, Chris Magnus.
El nuevo comisionado de CBP, Chris Magnus.
Foto: Mandel Ngan-Pool / Getty Images

Con apenas tres votos de diferencia, 50 a 47, el Senado confirmó este martes a Chris Magnus, actual jefe de Policía de Tucson, Arizona, como el nuevo comisionado de la agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), tras una nominación que genera expectativa entre defensores de inmigrantes.

A pesar de que Magnus, un mando policiaco que es abiertamente gay, fue crítico de las políticas de inmigración del expresidente Donald Trump y desde ya enfrenta presión de organizaciones civiles para terminar con el Título 42, implementada en la pasada administración y continuada por el presidente Joe Biden, a fin de expulsar en forma expedita a cientos de indocumentados por razones sanitarias ante la pandemia de COVID-19.

A pregunta expresa durante su audiencia en el Comité de Finanzas del Senado, Magnus prefirió no extender su opinión sobre el Título 42, al considerar que no tenía “suficiente información”, pero consideró la importancia de aplicar pruebas y vacunas a los inmigrantes contra coronavirus. También hizo hincapié en que la frontera no podía ser definidad como un monolito de condiciones.

“Es esencial reconocer que lo que consideramos la frontera no es homogéneo y no existe una solución única que nos brinde una seguridad fronteriza perfecta”, dijo Magnus en su declaración de apertura. “Entonces, si me confirman, haré lo que siempre he hecho, que es respetar la ley. Esperaré sin excepción que todo el personal de la agencia sea consciente, justo y humano al hacer cumplir la ley”.

Magnus comenzó su carrera en seguridad pública en 1979 como despachador en la ciudad de Lansing, se indica en su perfil oficial de la Policía de Tucson, pero también fue paramédico en el área central de Michigan durante casi una década.

“En 1985 se convirtió en oficial de policía del Departamento de Policía de Lansing”, se agrega. Ahí laboró durante 15 años. En 1999 fue nombrado Jefe de Policía en Fargo, Dakota del Norte, donde se destaca que tuvo “un papel clave” en la implementación del primer sistema de despacho regional de dos estados en la nación.

“(Se trata de) un centro forense de entrevistas para niños y un programa de enlace de inmigrantes y refugiados para los muchos habitantes del área”, se indica.

En 2006, Magnus fue nombrado Jefe de Policía de Richmond, California, donde dio servicio 10 años.

“Participó significativamente en el fortalecimiento de los lazos entre la comunidad y su fuerza policial… Tanto los delitos violentos como los contra la propiedad disminuyeron significativamente durante el mandato de Magnus“, se presume.

En 2016, Magnus fue designado Jefe de Policía de Tucson, donde ha implementado programas para mejorar los servicios para las víctimas de violencia doméstica y sexual, además de impulsar estrategias enfocadas en cómo la Policía responder a las personas que padecen enfermedades mentales y apoyar programas y actividades para jóvenes.

Magnus tiene una Maestría en Relaciones Laborales y una Licenciatura en Justicia Criminal de la Universidad Estatal de Michigan. Está casado con Terrance Cheung, quien lo acompañó a su audiencia en el Senado.

El 12 de mayo de este año, la Casa Blanca envió su nominación al Senado para dirigir CBP.

Polémica y exigencias

Magnus no ha estado exento de controversias, pues en junio pasado intentó renunciar, pero su decisión fue rechazada, luego de la muerte en abril del hispano Carlos Ingram López, cuando era inmovilizado por agentes en Tucson.

Las organizaciones civiles que defienden a inmigrantes y los derechos civiles han pedido a Magnus un CBP más transparente y el respeto a la ley y los derechos humanos.

“Hacemos un llamado al comisionado Magnus para que priorice la toma de decisiones basadas en la evidencia en la frontera, además de poner fin a las políticas dañinas de la era Trump que esta agencia aún administra”, pidió la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU).

El Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados (LIRS), pidió al nuevo comisionado Magnus a terminar con el Título 42.

Le pedimos al Comisionado Magnus que ponga fin al uso del Título 42 lo antes posible. Expulsar a los solicitantes de asilo y a los migrantes sin la posibilidad de una reparación judicial fue inconcebible durante la administración anterior, y lo sigue siendo en ésta”, consideró Krish O’Mara Vignarajah, presidenta y directora ejecutiva de LIRS.

El comisionado Magnus estará al frente de 60,000 empleados que integran CBP y es una de las organizaciones policiales más grandes del mundo.