Beber refrescos todos los días podría hacerte hasta 3 veces más propenso a la demencia

El consumo de refrescos, incluyendo los refrescos de dieta, ha sido asociado con un mayor riesgo de demencia. Expertos recomiendan tomar más agua, menos refrescos dietéticos y no cambiar a refrescos normales

El consumo una bebida endulzada artificialmente al día se ha asociado con 2.89 veces más probabilidades de ser diagnosticadas con demencia.
El consumo una bebida endulzada artificialmente al día se ha asociado con 2.89 veces más probabilidades de ser diagnosticadas con demencia.
Foto: Eren Li / Pexels

El consumo de refrescos no solo se ha relacionado con la obesidad, un mayor riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes, en diversos estudios también se ha asociado con un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y más probabilidad de demencia.

La demencia es la pérdida del funcionamiento cognitivo (pensar, recordar y razonar) hasta tal punto que interfiere con la vida y las actividades diarias de una persona. Los Institutos Nacionales de Salud explican que si bien la demencia es más común a medida que las personas se hacen mayores, no es una parte normal del envejecimiento.

La enfermedad de Alzheimer, es el diagnóstico de demencia más común entre los adultos mayores. La Alzheimer’s Society comparte una investigación presentada en 2018 en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer en la que asocia la ingesta de bebidas azucaradas con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer.

Un estudio publicado en 2013 en New England Journal of Medicine muestra que incluso en personas sin diabetes, el azúcar en sangre por encima de lo normal se asocia con un mayor riesgo de desarrollar demencia.

Las sodas de dieta también se asocian con hasta 3 veces más riesgo de demencia

Una investigación publicada en 2017 la revista Stroke de la American Heart Association encontró que en comparación con aquellos que bebían menos de una por semana, las personas que informaron beber al menos una bebida endulzada artificialmente al día, tenían 2.96 veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico y 2.89 veces más probabilidades de ser diagnosticadas con demencia.

Los resultados del estudio se mantuvieron incluso después de ajustar factores como edad, sexo, ingesta calórica, calidad de la dieta, actividad física y tabaquismo. El estudio examinó la ingesta de bebidas de 2888 personas mayores de 45 años para su análisis de accidentes cerebrovasculares y 1484 personas mayores de 60 años para los análisis de demencia.

Si bien los hallazgos de los estudios solo mostraban una correlación, y no una causalidad, es decir, no prueban la causa y efecto, los resultados alientan a reducir el consumo de bebidas azucaradas y endulzadas artificialmente.

Los consumidores no deberían “sobreinterpretar” los resultados del estudio, dijo en ese entonces Christopher Gardner, profesor de medicina en la Universidad de Stanford. Para muchas personas, como las personas con diabetes u obesidad, los refrescos de dieta pueden ser parte del cambio gradual de las bebidas azucaradas.

“Entonces, la conclusión es: Toma más agua y menos refrescos dietéticos”, dijo Gardner. “Y no cambies a refrescos de verdad”.

El Dr. James Pickett, director de investigación de la Sociedad de Alzheimer, dijo: “Esta investigación no muestra que las bebidas endulzadas artificialmente causen demencia”. Pero destaca una asociación preocupante que requiere más investigación.

Lo que sí sabemos es que las cosas que comemos y bebemos pueden tener un efecto en la salud de nuestro cerebro, añadió Pickett.

Te puede interesar:
10 alimentos que incluye la dieta MIND para la salud del cerebro
Dieta mediterránea es una de las mejores dietas para el cerebro
Una dieta de té o café a diario puede reducir tu riesgo de demencia en la vejez