MIND: la dieta para la salud del cerebro

La dieta MIND fue diseñada por expertos en salud para para promover una mente sana y reducir el riesgo de Alzheimer; es una dieta fácil que incluye 10 elementos saludables para el cerebro

La dieta MIND sugiere el consumo de bayas al menos dos veces por semana.
La dieta MIND sugiere el consumo de bayas al menos dos veces por semana.
Foto: Kristina Paukshtite / Pexels

Lo que comemos puede influir en la salud del cerebro y afectar la capacidad para pensar y recordar. Un grupo de investigadores desarrollaron la dieta MIND que como su nombre lo indica, está diseñada para promover una mente sana y reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer o el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

La dieta MIND es una combinación de la dieta mediterránea y la dieta DASH. Fue desarrollada por investigadores de la Universidad Rush, de la Escuela de Salud Pública de Harvard con el financiamiento del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de los NIH (NIA).

Un estudio de la dieta MIND muestra que después de un promedio de 4.5 años, la dieta MIND redujo el riesgo de enfermedad Alzheimer hasta en un 53 por ciento en los participantes que se adhirieron a la dieta de manera rigurosa, y en aproximadamente un 35 por ciento en aquellos que la siguieron moderadamente bien.

La dieta MIND incluye 10 alimentos saludables para el cerebro. Se centra en alimentos de origen vegetal y limita las porciones de carnes rojas, dulces, queso, mantequilla, margarina y comida rápida y frita.

Qué comer en la dieta MIND

Verduras de hoja: al menos seis porciones por semana como col rizada, espinacas, verduras cocidas y ensaladas. Otras verduras: al menos 1 ración al día.

Nueces: cinco porciones o más cada semana de una variedad de nueces.

Bayas: una porción de fresas, arándanos, frambuesas o moras al menos dos veces por semana.

Aceite de oliva: como aceite de cocina principal.

Granos integrales: al menos tres porciones diarias. Hay distintas opciones como la avena, quinua, arroz integral, pasta integral y el pan 100% integral.

Pescado graso: una vez a la semana come pescado, preferentemente graso como salmón, sardinas, truchas y caballa.

Frijoles, lentejas y soja: incluye las legumbres en al menos tres veces a la semana.

Aves de corral: pollo o pavo magro, dos veces por semana.

Aceite de oliva como aceite de cocina principal.

Vino tinto: si bebes vino, que el consumo no sea mayor a una copa al día.

Alimentos a limitar

Rush comparte que las personas que hacen dieta MIND deben limitar el consumo de alimentos no saludables designados, especialmente mantequilla (menos de 1 cucharada al día), queso y comida frita o rápida (menos de una porción a la semana para cualquiera de los tres), para tener una oportunidad real de evitar los devastadores efectos de la enfermedad de Alzheimer.

Cómo puede afectar la comida al cerebro

El NIA explica que es posible que ciertas dietes afecten ciertos mecanismos como el estrés oxidativo y la inflamación que subyacen al Alzheimer.

Otra manera en la que la dieta puede funcionar indirectamente es al afectar factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer, como la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardíacas.

También se ha encontrado una relación entre la microbiota intestinal en la aparición y progresión de la enfermedad de Alzheimer. Por lo que favorecer la salud intestinal también tendría un efecto positivo en la salud del cerebro.

Te puede intreresar: