Pandilleros hispanos de la banda Florencia 13 son los presuntos responsables de matar a oficial de LAPD y enfrentan pena de muerte

Jesse Contreras, Ernesto Cisneros, Luis Alfredo de la Rosa Ríos y Haylee Marie Grisham fueron acusados por fiscales federales de asesinar al oficial Fernando Arroyos en delito organizado por la pandilla Florencia 13 y enfrentan posible pena de muerte

Los fiscales alegan que los tres hombres son miembros de la pandilla y que Grisham, la novia de Ríos, es socia.
Los fiscales alegan que los tres hombres son miembros de la pandilla y que Grisham, la novia de Ríos, es socia.
Foto: Mart Productions / Pexels

Fiscales federales acusaron a cuatro presuntos pandilleros, integrantes de la banda callejera denominada como Florencia 13, por el tiroteo fatal de un oficial de policía de Los Ángeles fuera de servicio, mientras intentaba robarle.

Jesse Contreras, 34; Ernesto Cisneros, 22; Luis Alfredo de la Rosa Ríos, de 27 años, y Haylee Marie Grisham, de 18, están acusados ​​de asesinar al oficial Fernando Arroyos en un delito violento organizado por la pandilla Florencia 13.

Los fiscales alegan que los tres hombres son miembros de la pandilla y que Grisham, la novia de Ríos, es socia.

La denuncia sostiene que los cuatro acusados ​​cometieron el robo y el asesinato “para aumentar y mantener su posición” dentro de la pandilla callejera multigeneracional.

Si son declarados culpables de los cargos federales, los acusados estarían sujetos a la pena de muerte, al tratarse de un asesinato en la comisión de un robo, dijo la oficina del fiscal federal.

Se espera que los pandilleros sean transferidos a la custodia federal el viernes por la mañana y comparezcan ante el tribunal más tarde ese día.

“Estoy agradecido por la participación federal en este caso”, dijo el jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, en una conferencia de prensa el jueves por la noche sobre los arrestos.

“Es apropiado. Estoy agradecido por la intervención del fiscal de los EE. UU. y por traer todo el peso del gobierno contra esta pandilla, contra estos individuos”.

Los cargos aparecen tres días después de que Arroyos, de 27 años, y su novia fueran atacados, mientras estaban estacionados en un callejón en el vecindario no incorporado de Florence-Firestone cerca de Watts.

La pareja estaba buscando una casa y se había detenido para tomar fotografías de un lugar, cuando dos de los hombres se detuvieron en una camioneta y se les acercaron, dijeron las autoridades.

Según una declaración jurada de un agente del FBI, Ríos dijo a los investigadores del alguacil del condado de Los Ángeles en una entrevista que los cuatro estaban en la camioneta la noche del robo: él conducía, Grisham estaba en el asiento del pasajero y Cisneros y Contreras estaban detrás de ellos, cuando vieron a Arroyos y su novia.

El video de vigilancia del ataque muestra a Ríos y Cisneros apuntando con armas a la pareja, según la declaración jurada, que también dice que le quitaron una cadena del cuello al oficial y un bastón negro a su novia.

Después de un intercambio de disparos entre los dos sospechosos y el oficial, Arroyos corrió hacia el callejón y se desplomó, según la declaración jurada del agente especial del FBI Seamus Kane. No aclara quién disparó primero.

La novia de Arroyos regresó al auto y trató de empujarlo al interior para llamar al 911, dijo la policía.

Los asaltantes se dieron a la fuga. Cuando llegaron los agentes del alguacil del condado de Los Ángeles, llevaron al oficial herido en su patrulla a un hospital, donde luego lo declararon muerto.

Un segundo video sugiere que Cisneros resultó herido por los disparos de Arroyos.

El video de vigilancia de Junction Street muestra a Contreras sacando a Cisneros, quien parece estar herido, de la camioneta negra y quitándole prendas de vestir. Contreras parece esconder la ropa al costado de una casa, según la declaración jurada.

Ríos dijo a los investigadores del alguacil del condado de Los Ángeles en una entrevista que el grupo conducía buscando “ganar dinero”, un término para robos, cuando se encontraron con la pareja, según la declaración jurada.

Dijo a los investigadores que su apodo es “Lil J” y que es miembro de F13, como se conoce a Florencia 13, y mostró a los agentes un tatuaje de la pandilla en su pecho y en su brazo con la leyenda “Tiny Locos ”, según la declaración jurada.

De manera similar, Cisneros dijo que su apodo es “Gonzo” y mostró varios tatuajes para la pandilla, al igual que Contreras, quien dijo que no había estado activo desde que tuvo hijos.

Ríos admitió haber disparado un arma de fuego durante el robo y creía que Cisneros también disparó un arma.

Renunciando a sus derechos, dijo a los investigadores que registró a la novia, le quitó el bastón y que Cisneros le había quitado la billetera a Arroyos del bolsillo del pantalón.

Ríos admitió que se deshizo de una sudadera con capucha blanca después de quedar ensangrentada, cuando una bala le rozó la caja torácica izquierda, según la declaración jurada.

También dijo que Cisneros le entregó la billetera de Arroyos y la tiró, después de tomar $100.

Contreras dijo a los investigadores que las cadenas que Arroyos llevaba alrededor del cuello los llevaron a robar a la pareja, pero no admitió haber disparado, según la declaración jurada.

Grisham supuestamente les dijo a los investigadores que Ríos dijo: “Tiene una bonita cadena, vamos a por ella”.

Dijo que vio a Cisneros apuntar con un arma a Arroyos y decirle: “Dale sus cadenas”, y que vio a Ríos, que estaba armado, registrar a la mujer.

Luego escuchó varios disparos, según la declaración jurada, y cuando Cisneros volvió a subir a la camioneta tenía una herida y dijo “tenía una pierna rota”.

Capitán del alguacil. Joe Mendoza, de la Oficina de Homicidios del departamento, dijo que los sospechosos robaron dos cadenas de plata, una con un colgante de espada, y una billetera plegable negra.

Aproximadamente 10 minutos después del tiroteo, los agentes de la estación Century recibieron una llamada que informaba sobre una víctima de un tiroteo cerca de Junction Street y East 60th Street, dijo Mendoza. Esa persona fue luego identificada como Cisneros.

Una dirección cercana estaba vinculada a uno de los sospechosos, dijo el capitán, y agregó que se cree que los cuatro son responsables de otros robos en el área. En las horas posteriores al asesinato, los detectives de homicidios del alguacil, con la ayuda de sus homólogos en LAPD, interrogaron a varios hombres y mujeres que creían que tenían información sobre el asesinato, dijeron las fuentes. El miércoles por la mañana, el alguacil Alex Villanueva anunció que cuatro hombres habían sido arrestados en relación con el asesinato, pero se negó a nombrarlos o proporcionar más detalles.

Leer más
* Autoridades federales asestan golpe a las pandillas Vineland Boys y Florencia 13 en Los Ángeles
* Conflicto de pandillas tiñe de sangre el Sur de Los Ángeles
* Tiroteo en Sur LA deja un muerto y a un niño de 3 años herido