Alan Mozo no solo se identifica como jugador de Pumas, sino que hace reír a sus ‘Chivahermanos’ cantando a todo pulmón

El siempre carismático Alan Mozo no solamente comete errores en cámara que se hacen virales en redes sociales, sino que también se compenetra con mucha facilidad con sus compañeros en su nuevo club, las Chivas de Guadalajara

Alan Mozo, jugador de Chivas de Guadalajara.
Alan Mozo, jugador de Chivas de Guadalajara.
Foto: Rafael Vadillo / Imago7

El flamante futbolista mexicano Alan Mozo, que a finales del mes pasado abandonó a Pumas para recalar en las Chivas de Guadalajara, es motivo de risas las últimas horas por las redes sociales por dos videos en específico.

El primero de ellos fue muy curioso y es que en un saludo que iba a ser colgado por las redes sociales del CD Guadalajara, Mozo se identifica como un jugador de las Pumas, claramente un lapsus para un futbolista que hace solo semanas se entrenaba en los campos de la UNAM.

“Hola, soy Alan Mozo de los Pumas”, dice en el corto video que rápidamente agarró viralidad. Las respuestas al video son variopintas. Por una lado un grupo de fanáticos ruega porque se le entienda porque hasta hace unos días era jugador ‘Azul y Oro’, pero por otro lado hay quienes aseguran que “Mozo podrá salir de Pumas, pero Pumas nunca podrá salir de Mozo”.

Algunos fanáticos del equipo universitario también expresaron que Pumas siempre será el “verdadero amor” del lateral derecho.

En otro video del que también se habló mucho se le ve festejando en la concentración de su nuevo equipo, carismático y divertido como es él, cantando frente a todos junto a Fernando ‘Oso’ González.

“Lo mejor que verán este año”; o también “Puro show barato, nunca ganarán nada”, fueron algunos de los comentarios diversos, a favor y en contra, en el video que colgó el medio Récord en Instagram.

El Torneo Clausura 2022 de las Chivas de Guadalajara no fue el mejor de acuerdo a los objetivos de un club de su categoría, por lo que con contrataciones como la de Mozo esperan recuperar el prestigio perdido.

Sigue leyendo: