Piden a la administración Newsom que apruebe bono de $1,000 para trabajadores de clínicas comunitarias

La pandemia agrava la crisis financiera y de personal que sufren estos centros de salud de la comunidad; sus ingresos fueron barridos por covid-19

Hacen llamado urgente para salvar a los centros de salud de la comunidad a donde acuden los que menos tienen. (Cortesía SEIU)
Hacen llamado urgente para salvar a los centros de salud de la comunidad a donde acuden los que menos tienen. (Cortesía SEIU)
Foto: Cortesía

A María Castillo le preocupa mucho la escasez de personal en las clínicas comunitarias, porque ella es una madre soltera que no tiene para pagar de su bolsillo la atención que necesita su hijo de 14 años.

“Mi niño sufre de ansiedad, depresión y déficit de atención, y lo atienden en la Clínica comunitaria Golden Valley Health Center de Modesto. Pero por la falta de personal, me han estado cancelando citas”.

A veces ha tenido que esperar más de una hora, solo para que le digan que no pueden ver a su hijo porque no hay nadie disponible para atenderlo.

Y eso la angustia, porque si su hijo no recibe consejería psicológica ni puede ver al psiquiatra a través de esta clínica, no le dan sus medicamentos.

“Cada vez que voy, me entero que ya no está éste o aquel doctor. Que ya se fue a trabajar a Kaiser. ¿Qué está pasando en nuestras clínicas que se están quedando sin personal?”, dice.

Varios líderes de las clínicas comunitarias, trabajadores del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), pacientes y legisladores se reunieron en la Clínica Romero de Los Ángeles para pedir a los legisladores que aprueben un apoyo de $75 millones para dar un bono de $1,000 por única vez a cada trabajador de salud en la primera línea de atención en las clínicas comunitarias del Estado.

“Estamos hablando de que beneficiaríamos a 70,000 trabajadores de las miles de clínicas comunitarias del estado”, dijo Carlos Vaquerano, director de la Clínica Romero.

Llaman al gobernador Newsom y a la legislatura a aprobar ayuda financiera para las clínicas comunitarias. (Cortesúa SEIU)

Más del 70 % de los pacientes de los centros de salud comunitarios son personas de color, uno de cada dos es latino y más de la mitad se encuentran 100% por debajo del umbral federal de pobreza.

“Hay que recordar que nosotros atendemos a las personas de bajos recursos. En particular en la Clínica Romero, el 95% de nuestros pacientes son latinos”, dijo Vaquerano.

Explicó que el propósito de pedir estos fondos al estado, es dar un incentivo a los trabajadores de salud para que no se les sigan yendo y renunciando a sus puestos.

“En promedio ganan entre $16 y $20 por hora. Con estos salarios se hace bien difícil retenerlos y encontrar ciertos tipos de trabajadores de la salud como asistentes dentales. Ellos quieren cobrar $27, pero con los reembolsos que nos da MediCal no podemos pagarles esa cantidad”.

Vaquerano dijo que la falta de personal en las clínicas se ha agudizado a partir de la pandemia con el aumento de pacientes, muchos de quienes tienen enfermedades crónicas, mientras tanto batallan para pagar sus gastos y retener a los trabajadores  de salud.

““Nuestros pacientes merecen tener acceso a la mejor atención posible, pero eso es imposible de lograr sin invertir en la retención de trabajadores. Los líderes de las clínicas de todo el estado están apoyando a nuestros pacientes, trabajadores y legisladores electos para asegurarse de que California tome medidas inmediatas para dar un bono de estímulo a los trabajadores de las clínicas comunitarias en nuestro estado”.

Los trabajadores en coalición con los directivos y presidentes de las clínicas comunitarias, abogan para que se incluyan los $75 millones para los pagos de retención en una “factura de avance del presupuesto” antes de fin de mes. Está dentro de la medida AB 1014 de la asambleísta de Los Ángeles, Wendy Carrillo.

Es parte del esfuerzo para salvar a las clínicas comunitarias de California del colapso; y mejorar la atención de los pacientes atendidos por estos centros de salud comunitarios. 

Debido a los problemas financieros que sufren las clínicas comunitarias, muchos pacientes tienen que hacer largas esperas. (Cortesía SEIU)

“A medida que California abra MediCal a quienes lo necesiten, independientemente de su estado migratorio, nuestros centros de salud comunitarios tendrán un papel aún más importante sirviendo a las comunidades necesitadas con trabajadores compasivos que reflejen nuestras diversas comunidades”, dijo el senador demócrata de Van Nuys, Bob Hertzberg.

Las clínicas comunitarias que brindan atención primaria, salud conductual, visión, atención dental y otros servicios vitales a las comunidades en la primera línea de la pandemia, están en riesgo de reducir los servicios o cerrar sus puertas.

Los déficits en el presupuesto de las clínicas están provocando tiempos de espera más prolongados y una menor atención a los pacientes. 

Estos retrasos tienen un impacto devastador y duradero, incluso generacional, en las comunidades que menos pueden soportar la carga.

El senador de Van Nuys, Bob Hertzberg es autor de una medida que incluye los $75 millones para los trabajadores de las clínicas comunitarias. (Cortesía SEIU)

La asambleísta Carrillo dijo que es terrible que las clínicas comunitarias tengan los recursos y el personal necesarios para satisfacer esas demandas. 

“Nuestro estado enfrenta una escasez de trabajadores de la salud y debemos hacer todo lo posible para empoderar, involucrar y retener a esta fuerza laboral”.

Agregó que brindar acceso a la atención médica a los más vulnerables de nuestra sociedad es un reflejo de nuestros valores y una prioridad para su oficina.