Tori Spelling vivió en una mansión que ahora vale 165 millones de dólares

La propiedad que cuenta con 14 recámaras y 27 baños, se ubica en Los Ángeles, California, en el barrio de lujo Bel-Air

La hija de Aaron Spelling se casó en el recinto construido en honor a su madre.
La hija de Aaron Spelling se casó en el recinto construido en honor a su madre.
Foto: Tommaso Boddi / Getty Images

Haber sido hija de Aaron Spelling, reconocido productor de películas y series de televisión, le permitió a Tori Spelling gozar de enormes privilegios durante su etapa como adolescente.

En la década de los 90s, cualquier otra chica en su lugar soñaba con experimentar las aventuras que la rubia actriz vivió dentro y fuera de los sets de grabación de Beverly Hills, 90210, el proyecto que le permitió darse a conocer en la pantalla chica.

De hecho, la vida de Tori llegó a ser comparada a la de una princesa de cuentos de hada, de esas que habitan en castillos plagados de lujos.

Recientemente, la actriz participó en el podcast de Jennie Garth, quien también formo parte de la exitosa serie antes mencionada.

Como parte de la retrospectiva de su vida, Spelling se refirió a la experiencia que le dejó vivir en la mansión Candyland, construida para que su padre cumpliera con el sueño de su esposa, quien se pasó cuatro años cuidando cada detalle que llevaría una construcción de 5.250 metros cuadrados, en un terreno de más de 19 mil metros.

“Nos mudamos cuando yo tenía 17, así que pasé allí un par de años, pero nunca llegué a ver todas las habitaciones. Había un ala de la casa donde vivía todo el personal de mi madre, unas 20 personas”, rememoró.

Y es que la enorme mansión ubicada en Los Ángeles, California, en el barrio de lujo Bel-Air, cuenta con 14 recámaras, 27 baños, un comedor para 22 personas, cine, teatro, y un vestíbulo con techos altos con grandes lámparas, entre otras áreas.

Sede de grandes acontecimientos

Cabe señalar que la majestuosa obra arquitectónica construida en 1991 llegó a albergar al Príncipe Carlos de Inglaterra.

De hecho, en la mansión también se efectuó la boda de la propia Tori Spelling con Charlie Shahnaian, su primer esposo.

Durante más de dos décadas, Aaron y Candy Spelling vivieron en el imponente inmueble hasta que el productor falleció, en 2006. Fue entonces, cuando su viuda decidió ponerlo a la venta.

Después, la propiedad fue adquirida por Petra Ecclestone, hija de Bernie Ecclestone, magnate de la Fórmula 1, quien la adquirió a cambio de 105 millones de dólares, en 2011.

Actualmente, la propiedad está disponible en el mercado inmobiliario para quien esté dispuesto a pagar 165 millones de dólares.

Te puede interesar:

Antigua mansión de Earvin “Magic” Johnson vuelve a ponerse a la venta

La lujosa mansión de Julio Iglesias en Marbella es digna de un rey

Yahir posee una casa con la vista más bella hacia el mar de San Carlos