FDA aprueba uso de exoesqueletos para ayudar a pacientes a volver a caminar

Cada año, más de 795,000 personas sufren un ictus en Estados Unidos, una de las principales causas de discapacidad grave a largo plazo

Enfermeras instalan un exoesqueleto de Wandercraft a una médico antes de una demostración en el hospital de los Inválidos de París.
Enfermeras instalan un exoesqueleto de Wandercraft a una médico antes de una demostración en el hospital de los Inválidos de París.
Foto: STEPHANE DE SAKUTIN / AFP / Getty Images

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) acaba de autorizar el uso de un exoesqueleto robótico para ayudar a los pacientes con ictus en sus sesiones terapéuticas.

El organismo ha aprobado el exoesqueleto Atalante de la empresa Wandercraft, con sede en Francia. Esta máquina se parece a un traje mecha de una película de ciencia ficción, que tiene como principal objetivo ayudar a caminar a los pacientes que tienen limitada la movilidad de la parte superior del cuerpo.

Cada año, más de 795,000 personas sufren un ictus en Estados Unidos, una de las principales causas de discapacidad grave a largo plazo y es precisamente para las personas con esta afección que está diseñado Atalante.

“Los ictus reducen la movilidad en más de la mitad de los supervivientes de 65 años o más. Con la colaboración de muchos equipos sanitarios de todo el mundo, Wandercraft ha diseñado un exoesqueleto de marcha multidireccional con autoequilibrio de última generación que permite un entrenamiento intensivo, precoz y específico de la marcha para la terapia de neurorrehabilitación y mejora la recuperación de los pacientes con ictus, especialmente de aquellos con una afectación importante de las extremidades superiores”, declaró Matthieu Masselin, director general de Wandercraft.

El directivo de la empresa también considera que la aprobación de la autoridad sanitaria estadounidense representa un hito para la firma de origen francés.

“Esta autorización es un hito significativo para Wandercraft, pero es solo el comienzo, ya que estamos trabajando en más indicaciones”, agregó Masselin.

¿Cómo funciona el exoesqueleto?

Atalante tiene una marcha ajustable que los pacientes y sus terapeutas pueden aumentar o reducir gradualmente en función de los progresos del paciente. Incluso cuando el usuario se mueve, la tecnología de autoequilibrio del traje evita que se caiga. También les da libertad de movimiento, ya que pueden girar de forma natural en múltiples direcciones. Asimismo, permite a todos los usuarios entrenar su marcha incluso si no pueden utilizar los brazos gracias a su funcionamiento manos libres.

“Su exclusiva función de autoequilibrio permite a los pacientes moverse en múltiples direcciones con las manos libres, sin un dispositivo de asistencia, e incluye un modo de equilibrio dinámico no disponible en ningún otro lugar del mercado”, subrayó Wandercraft en la comunicación en la que anunció la autorización de la FDA.

La empresa francesa ya ha desplegado 22 copias de su exoesqueleto Atalante en entornos clínicos, y cinco en otros entornos de investigación. Tan solo en el año 2022 contó con más de 330 pacientes tratados y 12 exoesqueletos desplegados, más despliegues que en toda la historia de Wandercraft.

También podría interesarte:

FDA propone hacer que vacuna COVID sea una anual, similar a la inyección contra la gripe

Alzheimer: la FDA aprobó el medicamento lecanemab entre preocupaciones por su seguridad