Niños nacidos de madres obesas tienen más probabilidades de desarrollar diabetes: estudio

La obesidad materna durante el embarazo aumenta el riesgo de complicaciones para la madre y el bebé, incluyendo defectos congénitos, complicaciones en el parto, hipertensión gestacional, diabetes gestacional y un mayor riesgo de obesidad infantil.

Niños nacidos de madres obesas tienen más probabilidades de desarrollar diabetes: estudio

Las mujeres embarazadas con obesidad tienden a producir un exceso de andrógenos, hormonas sexuales que pueden influir en el desarrollo. Crédito: FotoDuets | Shutterstock

La obesidad materna no solo tiene implicaciones inmediatas durante el embarazo, sino que también puede tener efectos duraderos en la salud futura de los bebés. Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Australia del Sur ha arrojado nueva luz sobre estos impactos, especialmente en los bebés varones.

La investigación, liderada por Ashley Meakin de la Clínica de Ciencias de la Salud de UniSA, encontró que los fetos masculinos de mujeres embarazadas con obesidad tienden a producir un exceso de andrógenos, hormonas sexuales que pueden influir en el desarrollo y tienen implicaciones para la salud metabólica.

Este exceso de andrógenos puede llevar a un crecimiento fetal excesivo y, eventualmente, aumentar la probabilidad de problemas médicos relacionados con el hígado en los bebés varones.

Los hallazgos del estudio también destacaron diferencias en la forma en que los fetos masculinos y femeninos responden a la obesidad materna. Mientras que los fetos masculinos enfrentan un mayor riesgo debido a la sobreexposición a los andrógenos, los fetos femeninos tienden a desactivar naturalmente la vía de los andrógenos en el hígado fetal, lo que puede reducir los riesgos de trastornos metabólicos en la edad adulta.

Janna Morrison, líder del Grupo de Investigación sobre los Orígenes Tempranos de la Salud de Adultos de UniSA, instó a las mujeres a buscar un equilibrio nutricional saludable durante el embarazo para garantizar condiciones óptimas tanto para ellas como para sus bebés. Morrison subrayó la importancia de abordar la obesidad como sociedad y abogó por una mayor conciencia sobre la nutrición adecuada, especialmente durante el embarazo.

Los hallazgos de este estudio refuerzan informes anteriores, incluido uno de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., que han destacado los riesgos asociados con la obesidad materna para la salud futura de los bebés.

Riesgo de la obesidad y embarazo

Además de los riesgos previamente conocidos, como el sobrepeso al nacer y las complicaciones metabólicas, existen otros riesgos significativos que las mujeres obesas deben considerar durante el embarazo.

  1. Mayor riesgo de defectos congénitos: La obesidad materna se ha asociado con un mayor riesgo de defectos congénitos en los bebés, como espina bífida, labio leporino y defectos cardíacos. Esto puede deberse a una variedad de factores, incluida la falta de vitaminas y nutrientes esenciales durante el desarrollo fetal, así como a complicaciones metabólicas que pueden interferir con el desarrollo adecuado del feto.
  2. Complicaciones en el parto: Las mujeres obesas tienen más probabilidades de experimentar complicaciones durante el parto, como parto prematuro, necesidad de cesárea y problemas con la anestesia epidural. La obesidad puede dificultar el proceso de parto y aumentar el riesgo de complicaciones tanto para la madre como para el bebé.
  3. Mayor riesgo de hipertensión gestacional y preeclampsia: La obesidad durante el embarazo está asociada con un mayor riesgo de desarrollar hipertensión gestacional y preeclampsia, dos condiciones graves que pueden poner en peligro la vida de la madre y el bebé si no se tratan adecuadamente. Estas condiciones pueden causar complicaciones como daño hepático, renal y cerebral en la madre, y pueden afectar el crecimiento y desarrollo del feto.
  4. Mayor riesgo de diabetes gestacional: Las mujeres obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional durante el embarazo, una condición que puede llevar a complicaciones para la madre y el bebé, incluido un mayor riesgo de parto prematuro, macrosomía fetal (bebés con un peso excesivo al nacer) y problemas respiratorios en el recién nacido.
  5. Mayor riesgo de obesidad infantil y enfermedades crónicas: Los bebés nacidos de madres obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar obesidad infantil y enfermedades crónicas a lo largo de la vida, como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer. La obesidad materna puede influir en la programación metabólica del feto, lo que puede aumentar su susceptibilidad a la obesidad y las enfermedades relacionadas con ella en la edad adulta.

Sigue leyendo:

En esta nota

Diabetes Obesidad Infantil

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain