44ª encuesta anual de PDK y Gallup revela un país con opiniones divididas respecto de la educación pública

Los estadounidenses exhiben una serie de opiniones encontradas en cuanto

a sus preferencias respecto de la inversión en el sector educativo,

enfrentados fuertemente en temas como el hecho de pagar por la educación

de los hijos de inmigrantes ilegales, según la

encuesta anual de opinión pública de PDK y Gallup 2012 sobre escuelas

públicas.

Hay una clara división política en torno a la pregunta de si los hijos

de los inmigrantes ilegales tienen derecho a recibir educación pública

gratuita, asistir al comedor escolar y demás beneficios, con un 65 por

ciento de demócratas y un 21 por ciento de republicanos a favor. En

general, el apoyo al derecho de estos niños a recibir educación pública

está aumentando. Actualmente, el cuarenta y uno por ciento de los

estadounidenses está de acuerdo, en relación con el 28 por ciento que se

registraba en 1995.

Las opiniones también están enfrentadas en todas las líneas partidarias

más que nunca respecto del apoyo a las escuelas públicas “charter”: los

republicanos se muestran más favorables (un 80%) que los demócratas

(54%). Sin embargo, la aprobación en general cayó un 66 por ciento este

año, a partir de la cifra récord de 70 por ciento registrada el año

pasado. Además, la opinión pública está dividida en cuanto al apoyo a

los programas de becas escolares: casi la mitad (44 por ciento)

considera que se debería permitir a los padres y a los alumnos elegir

una escuela pública a través de un subsidio estatal, un aumento de 10

puntos porcentuales en relación con el año pasado.

A pesar de que los estadounidenses muestran opiniones claramente

opuestas en muchos temas relacionados con la educación, cuando en el

marco de la encuesta (realizada anualmente por

Phi Delta Kappa International, PDK, en colaboración con

Gallup) se les preguntó si consideraban que establecer parámetros

básicos a nivel estatal mejoraría la homogeneidad de la calidad

educativa entre los distritos escolares y los estados, el 75 por ciento

respondió afirmativamente. De hecho, más de la mitad de los

estadounidenses (el 53 por ciento) está convencido de que imponiendo

parámetros estatales comunes, la educación estadounidense sería más

competitiva a nivel mundial.

El noventa y siete por ciento del público también afirma que es bastante

o muy importante mejorar las escuelas urbanas del país, y casi dos

tercios de los ciudadanos (el 62 por ciento) aseguró que estaría

dispuesto a pagar más impuestos para mejorar la calidad de las mismas.

El ochenta y nueve por ciento concuerda en que es bastante o muy

importante zanjar la brecha del rendimiento escolar entre los

estudiantes blancos y los estadounidenses de origen hispano y

afroamericano.

Y si bien las opiniones se muestran escindidas en partes prácticamente

iguales respecto de la necesidad de que las evaluaciones de los maestros

incluyan el nivel de rendimiento de los alumnos en exámenes

estandarizados, con un 52 por ciento a favor, concuerdan en que se debe

aumentar la selectividad de los programas de ingreso a la docencia. De

hecho, al menos tres de cada cuatro ciudadanos consideran que los

requisitos de admisión a los programas de preparación docente deben ser

al menos tan exigentes en la selección como los programas de ingreso a

ingeniería, economía, derecho y medicina.

“A pesar de que los estadounidenses opinan muy distinto en muchos temas

relacionados con la orientación de nuestro sistema educativo, están de

acuerdo en varios temas de suma importancia”, ratificó William Bushaw,

director ejecutivo de PDK International y codirector de la encuesta de

PDK/Gallup. “Es más, reconforta saber que si bien señalan la necesidad

de mejorar nuestras escuelas, más del 70 por ciento de los

estadounidenses confían en los maestros de nuestro sistema educativo

público”.

El relevo de 2012 también muestra que el presidente Barack Obama ostenta

una leve ventaja (un 49 por ciento) por sobre el candidato presidencial

republicano Mitt Romney (44 por ciento), perfilándose como el mejor

candidato para fortalecer las escuelas públicas. En general, el 50 por

ciento de los estadounidenses considera que el Partido Demócrata está

más comprometido en mejorar la educación pública de Estados Unidos,

mientras que el 38 por ciento se inclina por el Partido Republicano en

esta materia.

PDK, una asociación mundial de profesionales de la educación, se encarga

de llevar a cabo esta encuesta en colaboración con Gallup desde el año

1969. El sondeo representa una oportunidad para que los padres,

educadores y legisladores puedan evaluar la opinión pública respecto de

las escuelas públicas. Los resultados de 2012 se obtuvieron a través de

entrevistas telefónicas realizadas en mayo y junio de 2012, a partir de

una muestra nacional de 1.002 estadounidenses adultos.

Para consultar todos los datos de la encuesta, visite el sitio Web

www.pdkpoll.org.

El texto original en el idioma fuente de este comunicado es la versión

oficial autorizada. Las traducciones solo se suministran como adaptación

y deben cotejarse con el texto en el idioma fuente, que es la única

versión del texto que tendrá un efecto legal.