Nuevo censo revela que 1 de cada 5 residentes del sur de California proviene de otro país

Este censo evidencia el gran atractivo de una región que siempre ha tenido en la inmigración una parte fundamental de su historia

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Nuevo censo revela que 1 de cada 5 residentes del sur de California proviene de otro país
La llegada de inmigrantes a la región casi logró compensar la salida de residentes domésticos a causa del aumento del coste de la vivienda.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

El nuevo censo de población del U.S. Census Bureau ha dado a conocer que, entre otros hallazgos, una de cada cinco personas que residen actualmente en el sur de California proceden de otro país.

El censo atiende al período entre 2010 y 2014 y sirve para estudiar quiénes se mudan a o de las principales áreas metropolitanas de la región, y por qué motivos.

Ha revelado que unas 443,000 personas se mudan al año a los condados de Los Ángeles, Orange, Riverside o San Bernardino desde otros puntos de Estados Unidos y unas 112,000 lo hacen desde otros países.

Un gran número de estos inmigrantes provenían de Asia: los condados de Los Ángeles y Orange atrajeron 50,600 ciudadanos de países asiáticos en 2010 y 2014. En Inland Empire, son el grupo más numeroso de nuevos residentes nacidos en el extranjero.

Una media anual de alrededor de 91,000 personas provenientes del resto del mundo también hicieron de estos condados su nuevo hogar.

Además, el censo ha analizado los motivos por los que los nuevos residentes eligen California para asentarse: la gran diversidad cultural y racial del área de L.A. y O.C., por ejemplo, la convierten en un destino cosmopolita que invita a nuevos inmigrantes.

Curiosamente, los extranjeros con más recursos también han sido compradores activos de vivienda en la zona, ya que buscaban buena calidad de vida en una región políticamente más estable que sus países de origen.

Sin embargo, para quienes se mudaron solo una corta distancia, Inland Empire fue un destino más popular que Los Ángeles y Orange. Inland Empire atrajo más residentes de las zonas metropolitanas de Los Ángeles, San Diego, Ventura y Bakersfield (unos 113,000) de lo que los condados de L.A. y Orange hicieron desde Inland Empire, Ventura o Bakersfield (alrededor de 82,000).

Además, los condados de L.A. y Orange perdieron una media anual de 359,000 habitantes que emigraron a otras zonas de California o a otros estados, mientras que Inland Empire perdió solo unos 159,408 residentes por año.

Alrededor de un tercio de los que se mudaron de L.A. y O.C. lo hicieron a áreas metropolitanas cercanas, buscando un alojamiento más asequible. El resto eligió por lo general pequeñas ciudades dentro del área metropolitana de importantes urbes como San Francisco (a la que se mudaron 17,000 personas), Las Vegas (13,000) o Nueva York (10,000).

Quienes abandonaron los condados de Riverside y San Bernardino se mudaron a condados cercanos (aproximadamente la mitad de los desplazamientos) o nuevamente a ciudades pequeñas del área urbana de metrópolis como Los Ángeles (10,400 al año), Las Vegas (4,300), Phoenix (4,200) o Sacramento (3,200).

Un gran número de residentes del sur de California abandonó la región en dirección a otras zonas del estado u otras partes del país, motivados en gran parte por el aumento exponencial del precio de la vivienda y el alquiler en los cuatro condados estudiados. El área de L.A. y O.C perdió de media 102,000 residentes domésticos al año, que casi fueron compensados por la llegada de extranjeros.

Te recomendamos