Temen visitar esos estados

Ante la ola de violencia que se ha desatado en sus estados, guerrerenses y veracruzanos que radican en California han preferido no viajar a sus pueblos de origen por temor y a recomendación de sus propios familiares.

“Muchos veracruzamos hemos pasado por eso, yo soy de Carlos A. Carrillo y ahí está lleno de secuestros y asesinatos. Acaban de matar a un amigo, llegaron ‘Los Zetas’ y dispararon a personas que estaban en el lugar, mataron como a tres o cuatro”, comentó Ángel Morales, presidente de la Federación de Veracruzanos USA.

Este líder jarocho estimó que un 90% de los veracruzanos en California ya no está viajando a ese estado.

“Nuestros familiares allá no quieren ni siquiera hablar por teléfono, tienen temor de que los delincuentes obtengan información para secuestrarlos; muchos amigos ya no quieren visitar Acapulco por la inseguridad, ni mandar dinero. Uno no puede hacer un negocio allá porque luego quieren secuestrar a tu familia o te piden la cuota de protección”, comentó Fernando Barrera, expresidente del club Acapulqueños Unidos.

Veracruz y Guerrero son dos de los estados más violentados por la actividad del narcotráfico y grupos delictivos como Los Zetas.

Hace un año, antes de tomar posesión como gobernador de Veracruz, Javier Duarte tuvo una reunión con el consejo editorial de La Opinión, donde se le preguntó cómo le iba a hacer ante la amenaza de Los Zetas, que en ese entonces su brazo criminal empezaba a moverse en ese estado.

“Las bandas del crimen organizado es un tema en el que tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que esto dañe y altere la armonía y la paz. Desde mi punto de participación y facultades y atribuciones que me permiten, haré mi máximo esfuerzo”, contestó.

En este último año Veracruz se ha convertido en uno de los estados más violentos del país. El jueves se localizaron 32 cadáveres que se suman a los 35 tirados en una plaza pública dos semanas antes, síntoma de la impunidad con la que operan los crimininales.

Como presidente de la Federación Veracruzana USA, Morales dijo que Los Zetas se empezaron a meter al estado en el sexenio del gobernador Fidel Herrera.

“Fue la herencia que le dejó al nuevo gobernador, ahora estamos cargando con la herencia de Fidel Herrera”, recalcó Morales.

Wilber Galán, representante del gobierno de Guerrero en California, reconoció que ese estado está atravesando una crisis de inseguridad y que Acalpulco es la segunda ciudad más violenta.

Dijo que los medios de comunicación son los que están metiendo el temor con la información que dan a conocer y por ello el turismo ha bajado en la entidad, pero que los guerrerenses siguen visitando su estado.

“Porque Acapulco sigue siendo bonito a pesar del brote de violencia”, mencionó Galán. “Yo voy cada dos meses y sí se siente la inseguridad, no se puede ocultar, pero no le toca a todos los habitantes, no es de que a cada familia les maten a una persona; aunque sí se corre el riesgo que le pueda tocar alguna confrontación”.

La familia de una guerrerense radicada en Los Ángeles, quien pidió no revelar su nombre, recientemente tuvo que salir huyendo de su estado. Algunos miembros de la familia fueron secuestrados, por lo que otros 13 familiares tuvieron que emigrar hacia Tijuana.

“De ahí poco a poco los trajimos pagando el ‘coyote’ a Los Ángeles”, comentó.

Por su parte, Patricia Parroquín, a quien hace un año le secuestraron a su hermano en la Cuenca del Papaloapan, y desde entonces está desaparecido, comentó que su familia les ha advertido de no viajar a Veracruz.

“A nosotros ya nos tocó ser parte de la estadística de desaparecidos o asesinados, estamos dolidos por la desaparición de mi hermano y como veracruzanos muy tristes de la situación, da tristeza ver cómo México está perdiendo la batalla”, mencionó Parroquín, organizadora del festival anual Encuentro Jaranero.

“Cuando los veracruzanos acá nos hemos reunido sale a relucir el tema y todos concluimos que no podemos regresar, por lo menos no cuando siga la situacion así, teníamos la ilusión de regresar a pasar nuestra vejez allá, pero ahora con todo esto, ya nadie”, agregó.

En el Sur de California se estima que radican entre 150 mil y 200 mil veracruzanos, mientras que en el área de Los Ángeles y Orange se calculan de 20 a 25 mil guerrerenses.