Ataja controversia portero de chilenos

El capitán de la Roja apoya la separación de cinco compañeros

SANTIAGO DE CHILE, (EFE).- El capitán de la selección chilena, el guardameta Claudio Bravo, aseguró ayer que la plantilla respalda la decisión del seleccionador, el argentino Claudio Borghi, de expulsar a cinco jugadores que esta semana llegaron bajo la influencia del alcohol a la concentración del equipo.

“La decisión del cuerpo técnico la respaldamos como grupo. Estamos a muerte con las decisiones que él (Borghi) tome, porque es el cabecilla de esto”, dijo Bravo a medios chilenos en Montevideo, donde el viernes Chile cayó por 4-0 frente a Uruguay.

El arquero de la Real Sociedad española quiso aclarar lo que dijo al término del partido, cuando le preguntaron si le habían dolido las declaraciones de los jugadores apartados de la Roja, quienes acusaron a Borghi de mentir y de tener un comportamiento muy poco profesional.

“La verdad, no me dolió, me dio gusto escucharlos. Quiero felicitarlos por enfrentar el problema, que no es menor”, dijo Bravo.

Aclaró que sus palabras iban con “ironía”, que no respalda la conducta de sus compañeros y deslizó una crítica hacia Arturo Vidal, el único de los expulsados que no compareció ante los medios de comunicación el jueves pasado para dar explicaciones.

Jorge Valdivia, Jean Beausejour, Gonzalo Jara y Carlos Carmona aseguraron ese día que no iban en estado de embriaguez y cargaron con dureza contra Borghi.

Bravo reconoció que sus cinco compañeros no cumplieron las normas de comportamiento y llamó a superar el episodio, que ha enrarecido el ambiente alrededor de la Roja.

“Las normas no se cumplieron y el tema ya está cerrado, la gente falló en un acto que no esperábamos y respaldo a Claudio Borghi más que nunca”, sealó.

La selección de Chile regresó ayer a Santiago, donde empezará a preparar el partido del próximo martes frente a Paraguay, en la eliminatoria sudamericana.