Presidente pide apoyar a veteranos

Obama impulsa medidas para crear fuentes de trabajo

WASHINGTON, D.C.- La conmemoración del Día de los Veteranos ayer fue el perfecto escenario para que el presidente Barack Obama impulsara, una vez más, iniciativas que apoyarán la contratación de exsoldados, incluidas en su fracasado plan de empleos. Todas pendientes, ahora, en el Congreso.

El mandatario encabezó las conmemoraciones desde el cementerio de Arlington, Virginia. Como es tradicional, Obama posó una ofrenda en la tumba del Soldado Desconocido, para luego dirigirse al público presente en el homenaje. “En este día, asegurémonos de que reciben lo que merecen. De darles una bienvenida a nuestro país como parte de la familia estadounidense”, dijo.

“Cuando se quitan el uniforme, no dejan de servir a la nación. Ellos tienen las habilidades para guiar el camino. Nuestro gobierno necesita de su servicio y es por eso que he ordenado que se contraten más veteranos”, aseguró.

“He desafiado a nuestros líderes de negocios a que los contraten”, insistió. “Ahora la nación que necesitamos construir es la nuestra”.

Según el Departamento del Trabajo, de 2008 a 2010, 447 mil veteranos se quedaron sin empleo. Un 7.8% de ellos son hispanos, es decir 35 mil.

Mientras para el país en general la tasa de desocupación está en el 9%, para los excombatientes llega al 12%. La Administración calcula que entre 2011 y 2016 habrá un millón de veteranos más en el país, en busca de una oportunidad. Los cálculos oficiales indican que existen unos 240 mil veteranos de las guerra de Irak y Afganistán sin trabajo.

Esta semana el Senado aprobó, por un inusual voto de 95 contra 0, una enmienda que incluye diversas iniciativas para incentivar el empleo de exsoldados de Irak y Afganistán. Entre ellas figura un crédito fiscal llamado “Héroes que regresan”, de hasta 5,600 dólares para las compañías que contrataran veteranos que llevaban más de seis meses sin trabajo.

También se incluye el crédito fiscal denominado “Héroes heridos”, de cerca de 10 mil dólares, por la contratación de veteranos desempleados con discapacidades relacionadas con su servicio militar; ambos incluidos en el plan de empleos de Obama.

Asimismo, la enmienda incluyó programas de educación y entrenamiento laboral para veteranos. El principal de ellos beneficiaría a un máximo de 45 mil exsoldados en el año fiscal 2012 y a 54 mil entre octubre 2012 y marzo de 2014. Según las estimaciones preliminares, las medidas tendrían un costo de mil millones de dólares.

“Cuando ellos decidieron servir al país se sacrificaron y nosotros tenemos que devolverles la mano. Esta es una victoria mayor. Espero que los colegas, en la Cámara de Representantes, reconozcan cuán crucial es esto y aprueben la legislación”, dijo la senadora Patty Murray (D-WA), una de las principales impulsoras de la medida.

“Este es un inmenso paso adelante respecto a cómo tratamos a nuestra gente uniformada. He recibido seguridad de que esta legislación será considerada por la Cámara de Representantes y tengo confianza en que será aprobada”, agregó.

El veterano latino Tomás Robles (29), que estuvo en el ejército desde 2003 a 2008, se mostró esperanzado con la noticia. Al experimentar el desempleo en carne propia, durante cerca de cuatro meses, insistió en que se necesitan bastantes cambios.

“Hice mucho trabajo de contador en el ejército y creía que, cuando saliera, iba a ser fácil encontrar empleo. Trabajé de cantinero, en tiendas de venta, hasta apliqué en restaurantes de comida, pero nada”, explicó.

De acuerdo con la Oficina de Censo, el país cuenta con cerca de 23 millones de veteranos. Cinco millones de la Segunda Guerra Mundial y Corea, respectivamente; ocho millones de la Guerra de Vietnam y cuatro millones de la Guerra del Golfo.