Breves de Los Ángeles y California

El plantel de la Universidad de California en Davis abrió una investigación luego de que un vídeo ayer mostró a un agente de policía cuando rociaba gas pimienta hacia un grupo de manifestantes que al parecer estaban sentados en el suelo pasivamente con los brazos entrelazados.

La rectora de UC Davis Linda Katehi, que consideró escalofriante el video, dijo que está formando un equipo integrado por académicos, estudiantes y personal administrativo para revisar los hechos relacionados con la protesta del día anterior. Katehi hizo el anuncio en un mensaje al campus.

En el vídeo, el agente muestra el envase antes de rociar su contenido a los manifestantes sentados en un intento por quitarlos de ahí.

La policía ha dicho que los manifestantes fueron advertidos en repetidas ocasiones que se usaría la fuerza si no desalojaban el lugar.

En San Francisco, trabajadores municipales removieron casas de campaña en dos campamentos de Occupy en la ciudad.

Según el San Francisco Chronicle, los trabajadores removieron docenas de casetas en la plaza Justin Herman y frente al Banco Federal de la Reserva. No hubo reportes de violencia, según la policía.

Y en Oakland, grupos de indignados derrumbaron la cerca de un lote baldío perteneciente a la ciudad, donde indicaron colocarían sus casas de campaña.

Al cierre de esta edición la policía había cerrado las calles vecinas pero no se habían producido arrestos.

La policía de Los Ángeles busca al sospechoso de matar de un tiro a una mujer transgénero en Hollywood y de dispararle a otra en West Hollywood.

La policía dijo que Nathan Henry Vickers, de 32 años, murió del disparo la noche del jueves en una zona conocida por la prostitución. El sospechoso escapó a pie.

Media hora después, otra mujer transgénero recibió un balazo en un intento de robo a una milla del primer incidente.

La policía piensa que el mismo hombre es responsable de los dos tiroteos.

Un jurado concedió el viernes 65 millones de dólares a una antigua paciente que acusó de abuso sexual a un empleado de un hospital del sur de California.

City News Service reportó que la mujer de 34 años se dijo sorprendida sobre la suma que el Centro Médico Regional Encino-Tarzana y su ex propietario TenetHealthcare fueron obligados a pagar.

La compensación fue varias veces mayor de lo que su abogado solicitó.

El abogado del hospital Kenneth Drake dijo que apelarán la decisión.

El presunto agresor, el asistente de enfermería Ramón Rodas Gaspar, huyó después de hacer los trámites para pagar la fianza y se mantiene prófugo.

La mujer atestiguó que Gaspar la atacó después de que fue operada para quitarle un quiste de ovario en 2006.