Debaten sobre matrimonios gay

Les guste o no, precandidatos se unen a debate sobre matrimonio homosexual

Guía de Regalos

CONCORD, Nueva Hampshire (AP).- Los precandidatos presidenciales republicanos, les guste o no, se están uniendo al creciente debate en Nueva Hampshire sobre el matrimonio homosexual.

Los legisladores estatales planean discutir una medida para derogar la ley que permite casarse a parejas del mismo sexo y se espera una votación en enero, el mismo mes en que Nueva Hampshire acoge la primera votación de las primarias presidenciales republicanas.

Los candidatos ya se han visto obligados a poner sobre la mesa ese controvertido asunto social cuando la mayoría, o quizás todos, preferirían estar hablando sobre la economía, que es la principal preocupación de los votantes.

La inminente atención sobre el matrimonio gay conlleva un riesgo para varios de los contendientes por la Casa Blanca -entre ellos el exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, el gobernador de Texas Rick Perry y el empresario Herman Cain- cuyas inconsistencias sobre el tema están bien documentadas.

Encuestas recientes han mostrado al expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich entre los favoritos, junto con Romney. Cuando faltan poco menos de seis semanas para las asambleas de Iowa, las personas están poniendo atención al antiguo contrincante de Bill Clinton y aspirante a rival del presidente Barack Obama.

Sin embargo, este asunto le puede causar problemas a Gingrich. Hace unas semanas le dijo a una audiencia de Iowa que el matrimonio gay es una “aberración temporal” y que es probable que desaparezca, ya que va en contra de lo convencional. Gingrich, quien ha estado casado tres veces, tiene una media hermana que está casada con otra mujer.

“La verdad es que estás viviendo en un mundo que ya no existe”, le escribió Candace Gingrich-Jones al expresidente de la Cámara en una carta publicada en el Huffington Post en 2008: “En otras palabras, deja de ser un enemigo, hermano mayor”.

El apoyo cada vez más notorio de los candidatos republicanos al “matrimonio tradicional” también amenaza con alejar a un número creciente de jóvenes republicanos e independientes que apoyan aquí el reconocimiento legal a las parejas del mismo sexo. Esa señal de división podría ser un mal presagio para el contendiente republicano que se enfrente a Obama en las elecciones generales.

Sin embargo, los candidatos republicanos no están evitando el tema, ya que compiten por la nominación de un partido dominado por conservadores y que se ha visto empujado aún más a la derecha en los últimos años por el movimiento ultraconservador Tea Party.

“Como conservadores, creemos en la santidad de la vida, creemos en la santidad del matrimonio tradicional, y aplaudo a los legisladores de Nueva Hampshire que están trabajando para defender el matrimonio entre un hombre y una mujer al darse cuenta de que los niños necesitan ser criados en un hogar lleno de amor por una madre y un padre”, dijo Perry a una audiencia en Nueva Hampshire recientemente.

Romney, por su parte, era gobernador de Massachusetts cuando su estado legalizó el matrimonio gay. Su gobierno, cumpliendo indicaciones de los tribunales, otorgó cerca de 200 solicitudes de matrimonio de personas del mismo sexo en el 2005.

El portavoz de la campaña, Ryan Williams, dijo que el ex gobernador no tuvo más remedio que seguir el fallo de la Corte Suprema del estado en ese momento. Señaló la constante oposición de Romney a las uniones civiles y los matrimonios homosexuales, y añadió que apoya abiertamente el esfuerzo de derogación de Nueva Hampshire.

Aunque el tema aún no se ha convertido en un punto habitual de la campaña electoral, la mayoría de los candidatos republicanos declaran apoyar los esfuerzos para revocar la ley.