Legisladores tendrán que abrir sus libros

Juez determina que expedientes presupuestarios no pueden ser confidenciales

Legisladores tendrán que abrir sus libros
John Pérez, presidente de la Asamblea Legislativa, no piensa apelar la decisión judicial en estos momentos.
Foto: Archivo / Aurelia Ventura

SACRAMENTO.- La Corte Superior de Sacramento falló en contra de la Asamblea y determinó que los expedientes que contienen los presupuestos de cada uno de los asambleísta no deben continuar siendo un secreto sino que deben ser abiertos al público.

Aunque el fallo del juez Timothy M. Frawley fue tentativo al informar la Asamblea que no apelaran, se dio por concluido el caso.

John Vigna, portavoz del presidente de la Asamblea John Pérez, dijo que no tienen planes inmediatos de apelar en una corte superior. “Quizá en el futuro, pero no en lo inmediato”, precisó.

Previo a esta declaración, en un comunicado conjunto, el presidente Pérez y la presidenta del Comité de Reglas, la asambleísta demócrata de Berkeley, Nancy Skinner, dijeron que la Asamblea ha seguido las mismas prácticas desde la aprobación de la ley conocida como el Acta de Expedientes Abiertos Legislativos (LORA) promulgada en 1975.

“La corte dio una interpretación diferente de cómo debe ser interpretada. Mientras revisamos la opinión de la Corte revisaremos nuestros procedimientos. Y estamos comprometidos a mejorar el acceso público a la información sobre la operación de la Asamblea Estatal de California”, expusieron Pérez y Skinner.

El fallo del juez fue en respuesta a la demanda interpuesta por los periódicos Sacramento Bee y Los Angeles Times que desafiaron la interpretación que le da la Asamblea al Acta de Expedientes Abiertos Legislativos al argumentar el derecho que tienen los californianos de saber cómo la Asamblea distribuye entre los asambleístas su presupuesto anual por 146.7 millones de dólares.

Bajo esta ley, lo que ocurría es que los reportes de los gastos de los legisladores eran revelados al público doce meses después de que un ciclo legislativo terminaba. Sin embargo, de acuerdo a los demandantes, estos reportes no permiten ver cuánto gasta realmente cada legislador y cuánto le pagan a sus ayudantes a través de los comités legislativos.

La Asamblea se defendió diciendo que los presupuestos de cada legislador eran caracterizados como preliminares porque pueden cambiar durante el año, pero el juez Frawley determinó en su fallo de doce páginas que los cambios que sufran en el curso del año, no los excluye de ser mostrados al público.

Todo el lío sobre el secreto con el que se manejan los presupuestos de cada legislador estatal salió a la luz pública, luego de que el asambleísta demócrata de Pasadena, Anthony Portantino, denunció que por haber sido el único asambleísta demócrata en haber votado en contra de los recortes a la educación superior contenidos en la propuesta demócrata de presupuesto aprobada en junio pasado, el líder de la Asamblea, John Pérez lo amenazó con descansar a su personal por seis semanas y le recortó el gasto de su oficina en los últimos tres trimestres del año por supuestamente haberse excedido en los gastos.

Portantino no sólo respondió que él no se había sobregirado en el gasto sino que para probar su inocencia, exigió que se diera a conocer públicamente los presupuestos de cada asambleísta, a lo que no tuvo respuesta.

“Es un buen día para California porque todos están de acuerdo en que no abrir los presupuestos de cada uno de los legisladores, es una mala teoría pues no hay un derecho más fundamental que el acceso a conocer cómo se gasta el dinero público”, dijo Portantino a La Opinión.

“Ojalá que este fallo de la Corte, nos lleve a mejores decisiones porque el viejo sistema permite a los líderes usar el presupuesto como una herramienta para castigar o premiar pero espero que ya no la puedan usar para eso. Ahora las decisiones deben ser hechas de acuerdo a los méritos de cada política”, afirmó.