Tratamiento es prevención

Las personas infectadas con el VIH deben medicarse para no contagiar
Tratamiento es prevención
Hacerse la prueba del VIH es la mejor forma de enfrentarse al tratamiento en caso de resultar positiva.
Foto: Archivo / La Opinión

NUEVA YORK.— Las personas que resultan positivas al hacerse la prueba del VIH deben comenzar una terapia con medicinas cuanto antes para evitar contagiar a otros con la enfermedad.

A esta conclusión llegaron los últimos estudios científicos que demuestran que el tratamiento antirretroviral para el VIH puede prevenir efectivamente la transmisión del virus que causa el sida.

Con motivo de la conmemoración el pasado uno de diciembre del Día Mundial del Sida, la semana pasada el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dio a conocer las nuevas estrategias que está utilizando para prevenir la epidemia que afecta de manera desproporcionada a negros e hispanos.

Aunque hacerse la prueba del VIH sigue siendo la columna vertebral de la campaña de concienciación para detener el avance del sida en Estados Unidos, ahora las autoridades de salud también se están enfocando en el tratamiento como parte efectiva y esencial en la prevención.

“Nuevos resultados más esperanzadores demuestran que cuando las personas comienzan el tratamiento de VIH temprano, cuando su sistema inmunológico está relativamente fuerte, hay 96% menos de posibilidades de infectar a otros”, dijo el doctor Thomas R. Frieden, director del CDC.

“Tenemos que usar eso como herramienta para prevenir la propagación del VIH en pacientes individuales y en comunidades”, agregó Frieden.

Al reflexionar sobre los avances que se han logrado en los 30 años de esta pandemia, el director del CDC asegura que las nuevas infecciones en EEUU se han estabilizado en general, al igual que ha ocurrido a nivel mundial.

Sin embargo, las estadísticas muestran que cerca de 1.2 millones de personas en el país están viviendo con VIH en la actualidad y apenas cerca de un cuarto de ellos están tomando medicinas regularmente y tienen el virus bajo control.

“Sólo el 20% tienen el virus lo suficientemente bajo para mantenerse saludables ellos y para reducir drásticamente la posibilidad de que infecten a otros. Desafortunadamente esto también significa que cerca de 850,000 estadounidenses con VIH no tienen el virus bajo control”, indicó Frieden.

Según el CDC, uno de cada cinco estadounidenses no sabe que tiene VIH.

Además, cada año unas 50 mil personas se infectan con el virus en el país y más de 16 mil mueren por sida.

Según informó el doctor Kevin Fenton, director del Centro Nacional para la Prevención del VIH/Sida, Hepatitis Viral, Enfermedades de Transmisión Sexual y Tuberculosis, el grupo de mayor riesgo es el de los hombres afroamericanos gay y bisexuales.

“Los hombres afroamericanos que tienen sexo con otros hombres suman el 22% de todas las nuevas infecciones en Estados Unidos”, indicó Fenton.

Precisamente, para reducir las cifras en este grupo, ayer el CDC lanzó una nueva campaña nacional llamada Testing Makes Us Stronger (La prueba nos hace más fuertes).

“Datos del CDC demuestran que hombres que tienen sexo con otros hombres se pueden beneficiar si se hacen la prueba entre 3 a cada 6 meses”, dijo Fenton.

Sin embargo, el médico reconoció que hay muchas razones por las cuales estos hombres no se hacen la prueba. “Algunos no ven el riesgo, otros quieren evadir el estigma del VIH y algunos tiene miedo de conocer si son VIH positivos”.

Por otra parte, para incrementar el número de pacientes con VIH que tengan el virus bajo control, el CDC se está centrando en dos estrategias: primero se busca incrementar la cantidad de personas que conocen su estatus; segundo, se quieren asegurar que las personas VIH positivas permanezcan bajo tratamiento continuo luego de su diagnóstico.

Otro elemento importante en la lucha contra el sida es asegurarse de que las personas y grupos que están en mayor peligro de infectarse cambien sus comportamientos riesgosos mediante campañas de educación y consejería.

“Pronto el CDC va a requerir por primera vez que los departamentos de salud locales y estatales implementen un programa exhaustivo de prevención, incluyendo actividades que conecten y mantengan a personas VIH positivas con cuidados médicos, que apoyen el uso de terapias antirretrovirales y que ofrezcan consejería para reducir los riesgos de infección”, dijo el doctor Johathan Mermin, director de la División de Prevención de VIH/Sida, del Centro Nacional para la Prevención del VIH/Sida, Hepatitis Viral, Enfermedades de Transmisión Sexual y Tuberculosis.

En Nueva York, según informó Mermin, el CDC se está realizando un estudio junto al Departamento de Salud de la Ciudad en el condado de El Bronx, una de las zonas del país más afectadas por el VIH/Sida. Sin embargo, los resultados de dicho estudio no estarán disponibles hasta el 2013.

En EEUU, los hispanos representan uno de los grupos más afectados por la epidemia del VIH/Sida.

Se estima que cerca de 20% del total de infectados en el país son latinos.

A nivel mundial, según un informe de ONUSIDA, el número de infectados con VIH y de aquellos que desarrollaron sida era de 34 millones a finales de 2010.