Primer round… de sonrisas

JC Chávez Junior y 'Canelo' se abrazan e intercambian elogios en Las Vegas
Primer round… de sonrisas
Los campeones Julio César Chávez Jr. (izq.) y Saúl el 'Canelo' Álvarez se manifestaron su respeto y lo sellaron con un abrazo.
Foto: AGENCIA REFORMA

LAS VEGAS.- Fue un primer round… pero sin un solo golpe. El resultado: sólo abrazos, sonrisas e intercambio de elogios.

Fue la primer ocasión que los jóvenes mexicanos y campeones del mundo, Julio César Chávez Jr. y Saúl “Canelo” Álvarez, cruzan palabra.

Ambos se han tirado con todo verbalmente, pero nunca se lo dijeron de frente. Al final, al momento del cara a cara, “los jueces presentes” decretaron apretón de manos.

“Si la gente quiere la pelea y se ponen de acuerdo los promotores, adelante”, dijo Saúl, mientras JC lo interrumpía para aclarar: “Y, claro, que nos paguen bien”.

El acercamiento entre los monarcas del orbe se cocinó cuando el sinaloense llegó el lunes por la noche al salón donde se celebró la Cena de Gala de la Convención 49 del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en esta ciudad.

En ese momento, JC contó que su padre se acababa de encontrar al “Canelo” Álvarez en el elevador, y que ahora su intención era conocerlo.

“¿Dónde está el “Canelo”?, quiero conocerlo. Llévame”, pidió Chávez Junior al reportero.

La mesa de JC era la 71, mientras que la del tapatío la 58.

Julio se fue directo a la mesa del monarca superwelter del CMB. Llegó y de inmediato Saúl se levantó para saludar el actual monarca mediano del organismo que preside José Sulaimán.

Fue la primera vez que cruzaron palabra. Ni se conocían.

Saúl contó el lunes por la mañana que hace un par de semanas, en el Distrito Federal, coincidió con Julio César en un restaurante argentino de Polanco, pero que sólo se vieron de lejos.

“Para mí es un gusto conocerlo y como compañero de trabajo”, dijo Saúl.

“El día que nos enfrentemos va a ganar el mejor. Como les dije, mis respetos para el ‘Canelo’, y también le demostré ya a él que no soy sólo el hijo de Julio César Chávez. Aquí no se hace nada hasta que se firme algo. Yo lo admiro a él y sé que él me admira a mí porque los dos sabemos lo que es el sacrificio de este deporte y que no es fácil lograr lo que hemos logrado”, dijo Julio.

Al final, la pregunta obligada: ¿cuándo se enfrentarán?

“No sabemos cuándo pelearemos, todavía no hay nada, es la primera vez que nos conocemos”, respondió Saúl Álvarez, mientras que el Junior contestó: “Yo encantado de pelear, pero primero hay que ponerse de acuerdo”.

Tanto Julio César Chávez Jr. como el “Canelo” Álvarez tienen el deseo de enfrentar en el 2012 al puertorriqueno Miguel Ángel Cotto, quien dijo ayer que no se raja para enfrentar a los mexicanos.

El boricua, monarca superwelter de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), expresó estar disponible para ambos, pero adelantó que esperará los planes de su promotor, Bob Arum, de Top Rank.

“Si ellos quieren pelear, qué bueno, no tengo problema, pero no sabemos qué viene. Se habla mucho, pero habrá que platicar”, manifestó Cotto, quien también asiste a la Convención 49 del CMB.

Los planes de Arum es enfrentar a Cotto contra Manny Pacquiao de nueva cuenta, pero el filipino, a su vez, está tratando de llegar a un arreglo para enfrentar en mayo a Floyd Mayweather Jr.

Aunque también existe la posibilidad de que si JC gana en febrero, Arum enfrente al Junior con Cotto en abril próximo.

“Iría por mi cuarta corona contra Chávez, pero hay que negociar”, señaló el boricua. “No sé qué pasará, esto se decidirá en enero”.

Parece la Convención de la amistad. Luego de que JC Jr. y el “Canelo” se llenaran de elogios, los estadounidenses Evander Holyfield y Mike Tyson hicieron de una vez por todas las paces.

Todo comenzó el domingo por la noche.

Mauricio Sulaimán, secretario ejecutivo del CMB los reunió por unos segundos.

Ambos se dieron la mano e intercambiaron unas cuantas palabras.

Los aficionados y el mundo boxístico no olvidan la mordida en la oreja que le dio el “Iron Man” en pleno tercer round a Holyfield en junio de 1997 en el Hotel MGM Grand.

La contienda tuvo que suspenderse y Tyson fue descalificado. Era su segunda derrota ante Evander, quien lo había noqueado ya en el round 11 en noviembre del año anterior.

Pero ayer todo fue distinto.

Ambos púgiles fueron reconocidos en plena convención y sorpresa, Evander fue el encargado de colocarle un cinturón al campeón más joven de la historia de peso completo.

Las sonrisas de ambos mostraron que todo lo sucedido está en el olvido.

“Todo bien, Mike, todo bien”, dijo Evander a Tyson, y éste soltó la carcajada cuando Evander le colocó la faja del CMB.

“Eres un gran campeón”, le respondió Mike.

Tyson apenas ingresó este año al Salón de la Fama de Canastota, en Nueva York -pues se retiró en 2005-, mientras que Evander Holyfield tardará un poco más en entrar, ya que todavía sostuvo una pelea en mayo de este año.