Honor para Calle 13

'Visitante' y 'Residente'.
'Visitante' y 'Residente'.
Foto: AP

SAN JUAN, Puerto Rico (EFE).- El grupo musical boricua Calle 13 será condecorado el jueves con la primera medalla de honor Ramón Emeterio Betances (1827-1898), padre de la patria de la isla caribeña, en el Ateneo Puertorriqueño del Viejo San Juan, informó ayer la organización.

El presidente del Ateneo Puertorriqueño, José Milton Soltero, señaló que la institución escogió a Calle 13 por su contribución “a la integración de Puerto Rico a América Latina a través de sus composiciones musicales”.

“Queremos hacerle este homenaje a Calle 13 porque ha puesto a Puerto Rico en el panorama en América Latina, no solo por su música, sino como poesía integrando a nuestra nación en el alma latinoamericana”, dijo Soltero.

Indicó que algunos miembros de Calle 13, encabezado por René Pérez (Residente) y su hermano Eduardo Cabra (Visitante), izarán durante el acto la bandera puertorriqueña mientras que Ileana Cabra (Peje 13) interpretará el himno revolucionario, escrito por Lola Rodríguez de Tió.

Durante el homenaje, los directivos del Ateneo, descubrirán una estatua de Emeterio Betances, obra del dominicano José Saavedra.

La estatua de Betances será la primera que el Ateneo coloca desde que hace varias décadas se retirara la de su primer presidente, Manuel de Elzaburu y Vizcarrondo, por temor a posibles hurtos.

“Betances vuelve a su patria y quedará eternamente en la memoria de nuestra nación, como el faro de los propósitos y principios que rigen el Ateneo Puertorriqueño en su trascendental y fundacional propósito de ser el vigilante, defensor y propulsor de los más caros valores de la nación puertorriqueña”, agregó Soltero.

La actividad coincidirá con el aniversario 116 del Día Nacional de la bandera de Puerto Rico, que se dedicará al prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera, quien acaba de cumplir 31 años de encarcelamiento en prisiones estadounidenses.

El vicepresidente del Ateneo y poeta, Hamid Galib, leerá una semblanza de López Rivera, en un acto en el que estará acompañado por el congresista puertorriqueño Luis Gutiérrez (D-ILL), quien ha luchado por la excarcelación del preso político.

José López, hermano del preso político, dijo a Efe que es injusto que el Gobierno estadounidense aún mantenga encarcelado a Oscar tras 30 años, comparado con los 27 años que estuvo tras las rejas el ex presidente de Sudáfrica Nelson Mandela.

Agradeció a Gutiérrez y los otros congresistas de origen puertorriqueño como José Serrano y Nydia Velázquez el “hacer todos los esfuerzos posibles” para liberar a López de Rivera.

López Rivera, de 68 años, fue encarcelado por su pertenencia a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, organización a la que se le vincula durante su actividad en la década de los 80.

Betances, nacido el 8 de abril de 1827 en Cabo Rojo, en la costa suroeste de Puerto Rico, y que se doctoró como cirujano en París, sobresalió como científico y oftalmólogo.

Además, tuvo una trayectoria destacada en la literatura, como poeta, novelista y periodista.

Fue desterrado en varias ocasiones de Puerto Rico por el Gobierno español por sus ideas abolicionistas y sus reclamos de crear una confederación de países antillanos, y de Francia, donde participó en 1848 en la revolución que proclamó la II República.

En Puerto Rico impulsó modernas prácticas para poner freno al cólera, fundó hospitales y sociedades secretas para reclamar libertades, entre ellas, una organización abolicionista clandestina que celebraba como principal actividad la que se conocía como “Aguas de Libertad”.

En ese acto, se compraba la libertad de los hijos de esclavos en el momento en el que eran bautizados en la catedral de Mayagüez.

En 1867, desde su destierro en la isla de Santo Tomás, Betances publica su “Proclama de los Diez Mandamientos de los Hombres Libres” y organiza el fallido intento de derrocar al Gobierno español en Puerto Rico conocido como “El Grito de Lares”, en 1868.

Betances murió en París el 16 de septiembre de 1898, a los 71 años de edad, después de una larga agonía y casi en la miseria.