Michele Bachmann, congresista de Minnesota

Entre las leyes que promovió estuvo una para prohibir al estado cualquier reconocimiento al matrimonio de personas del mismo sexo.
Michele Bachmann, congresista de Minnesota
Foto: AP

Michele Bachmann nació en 1956 y es congresista por Minnesota desde 2007. Es miembro del Tea Party y fundadora del grupo de congresistas del Tea Party en la Cámara de Representantes. Anteriormente fue senadora estatal de Minnesota. Bachmann tiene un doctorado en derecho de Oral Roberts University, una universidad cristiana y una especialización en leyes de impuestos. Entre 1988 y 1993 trabajó para el Servicio Federal de Recaudación de Impuestos (IRS), puesto que dejó para ser madre a tiempo completo cuando nació su cuarto hijo.

Bachmann está casada con Marcus Bachmann, un terapeuta clínico y ambos tienen una clínica de “terapia cristiana”. Cuando eran novios, los dos participaron en un popular movimiento conservador para apostarse en el exterior de clínicas de planeación familiar e intervenir para impedir abortos. Eso comenzó su activismo público, siempre cercano a causas conservadoras.

En 2000, ganó un escaño en el Senado estatal de Minnesota, donde llegó a ocupar un puesto de liderazgo. Entre las leyes que promovió estuvo una para prohibir al estado cualquier reconocimiento al matrimonio de personas del mismo sexo. En 2006 fue elegida al Congreso federal y como legisladora, ha tenido posturas populistas y conservadoras, como por ejemplo, oponerse al rescate bancario. Bachmann considera que el calentamiento global es un fraude.

La congresista se hizo famosa tras una entrevista por MSNBC en 2008, cuando indicó que el entonces candidato Barack Obama “podría ser una persona que tenga ideas antiamericanas”, afirmación por la que luego pidió disculpas, aunque sigue acusando al Presidente de ser un socialista.

Bachmann respalda la derogación de la ley de reforma de salud, tiene una línea dura contra la inmigración en la que llama a los bebés de indocumentados “anchor babies” que sus padres usan para quedarse en Estados Unidos y favorece quitarles la ciudadanía.

Bachman y su esposo tienen cinco hijos y han sido padres de crianza durante más de siete años, teniendo temporalmente un total de 23 hijos de crianza en su hogar.