Un impulso a la política de decomiso

Accidente mortal es aprovechado por Sindicato de Policías de LA

La muerte de una anciana que este fin de semana fue atropellada por un conductor sin licencia en Panorama City es ahora la bandera de lucha del Sindicato de Policías de Los Ángeles (LAPPL) para derrotar la propuesta de modificar y reducir el decomiso de coches a indocumentados en esta ciudad.

“El trágico accidente en Panorama City muestra cómo la nueva política del alcalde [Antonio Villaraigosa] puede resultar en personas inocentes que son heridas o muertas”, expresó su líder Paul Weber, quien además considera que no incautar por 30 días el coche a una persona sin dicho documento podría acarrear responsabilidades legales al municipio.

Actualmente, el Departamento de Policía de la ciudad (LAPD) prepara una propuesta que cancelaría la confiscación de coches en paradas de tráfico a los conductores que, por su condición indocumentada, no poseen una licencia pero pueden contactar a una persona con dicho documento. El cambio, que sólo beneficiaría a los que no tengan antecedentes penales, permitiría recuperar un coche incautado el mismo día.

Por el momento, un chofer sin licencia que es detenido por una violación de tráfico es castigado con la retención de su auto durante un mes y debe pagar unos 1,500 dólares para recuperarlo. Cifras oficiales indican que más de 15,934 vehículos confiscados permanecieron en un corralón durante ese período.

El cambio de protocolo del LAPD, que la semana pasada fue analizada por primera vez ante la Comisión de Policía, se ha topado con fuerte rechazo por parte del liderazgo del LAPPL y de las compañías de grúas que remolcan y retienen esos autos, negocio que les deja jugosas ganancias.

Pero Ron Gochez, dirigente del grupo Unión del Barrio, lamentó la estrategia usada por el sindicato de Policías para mantener la mano dura contra los indocumentados, a quienes calificó de “buenos conductores”. “Es una desgracia que usen la muerte de una persona con motivos políticos. Es sólo un caso aislado, no refleja a la mayoría de la gente”, comentó.

El sábado pasado una mujer de 60 años y residente de Missouri perdió la vida luego de ser atropellada por un vehículo utilitario (SUV) conducido por un chofer sin licencia de manejar.

Para el activista Gochez, los dirigentes del LAPPL deberían integrarse a la campaña que pide se otorguen licencias a los indocumentados, una medida que, recalcó, beneficiaría la seguridad pública. “Porque estudiarían las leyes de tránsito y obtendrían un seguro automotriz”, explicó.

Weber, en cambio, insiste que imponer una sanción elevada intenta desalentar a los conductores sin licencia y reducir los peligros en las calles. Bajo la ley estatal, indicó, un coche operado por un chofer que no está certificado por el Departamento de Vehículos (DMV) debe terminar en un corralón.

“Algunos líderes comunitarios y políticos han decidido que es más importante que los inmigrantes ilegales y otros conductores sin licencia tengan vía libre para manejar en nuestras calles, que tener a conductores cuyas licencias prueben que entienden las reglas del camino”, expresó el dirigente.