Entidades legales para los diversos negocios

Si tienes un negocio informal o trabajas por tu cuenta, es importante decidir cuál es la entidad legal que más le conviene a tu negocio y a tus finanzas:

* PROPIETARIO ÚNICO

Es la más simple de las entidades y casi siempre se interpreta que el dueño es empleado del negocio. La mayor ventaja es que no se necesitan papeleos para formarla, simplemente se comienzan las operaciones y ya está constituida casi siempre llevan el nombre del individuo, que es el dueño de su propio negocio.

¿Su mayor desventaja? El dueño es responsable de todas las deudas o responsabilidades legales del negocio, hecho que constituye un alto riesgo. En caso de que el negocio del propietario único tenga algún problema legal o deudas, él tendrá que cubrirlas con sus propiedades y capital.

En este caso, el propietario único paga impuestos por todos los ingresos del negocio como un contribuyente individual, incluyendo impuestos por ser empleado propio, además del Medicare y Seguro Social, entre otros impuestos.

* CORPORACIÓN

Debido a sus beneficios en la reducción de impuestos y la protección de las posesiones personales, el incorporarse parece ser el recurso más común para muchos pequeños negocios. Según la Administración de Pequeños Negocios, la principal ventaja de incorporarse es que su dueño no es personalmente responsable de las deudas o responsabilidades legales de la corporación.

La desventaja de este tipo de entidad es que requiere varios trámites y documentos para poder abrirla, y la corporación tiene que realizar reportes anuales. Sin embargo, los beneficios superan los esfuerzos necesarios. Lo más importante en estos casos son los beneficios en impuestos. Por lo general, las corporaciones o tienen entre un 200 y 300 por ciento de deducciones más que un propietario único. Se puede deducir el total del costo de un automóvil o el uso de una parte de la propiedad por concepto de oficina, entre otras cosas.

*OCHO CONSEJOS PARA PROTEGER TU NEGOCIO

Sin importar que entidad legal elijas, sigue los siguientes pasos para mantener en orden las operaciones de tu pequeño negocio:

1. Abre una cuenta de banco para tu negocio.

2. Mantén los registros de tus ingresos y egresos bien ordenados.

3. Contacta con tu oficina de impuestos local para preguntar si necesitarás número de impuestos estatales o algún otro requerimiento de acuerdo con tu entidad legal.

4. Debes preguntarle al IRS que calendario debe seguir para declarar tus impuestos; en ocasiones, los negocios declaran impuestos más de una vez al año.

5. Consulta con tu oficina local de asuntos del consumidor si es que necesitas obtener alguna licencia o permiso para operar tu negocio.

6. Registra tu marca o nombre.

7. Mantén siempre las opciones de entidades legales abiertas, aunque al principio seas propietario único; si tu negocio crece, podrías necesitar cambiar de constitución.

8. Consulta a tu oficina local de Administración de Pequeños Negocios (SBA) http://www.sba.gov