ICE anuncia nuevas medidas en arrestos

Asegura que los cambios protegen mejor los derechos de los detenidos
ICE anuncia nuevas medidas en arrestos
Agentes de ICE en el estado de Texas vigilan la partida de deportados, tras una detención en 2008.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

WASHINGTON, D.C.- El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) anunció esta semana dos nuevas medidas, que de acuerdo con lo informado, mejorarán la eficiencia en la remoción de indocumentados. Es un nuevo formulario de detención y una línea de ayuda para las personas aprehendidas, que grupos pro inmigrantes califican como cambios cosméticos.

El nuevo formulario de detención estará disponible en español, francés, portugués, chino y vietnamita. Básicamente este documento notifica a las agencias locales de control de seguridad (LEA) sobre la intención de ICE de asumir la custodia de la persona.

El documento recuerda a las autoridades locales que no pueden retener al individuo durante más de 48 horas desde la recepción del mismo; y ahora extiende un aviso al detenido, donde se le informa que el gobierno federal planea arrestarlo.

De acuerdo con la información difundida por ICE, esta medida “ayudará a asegurar que los individuos que están presos por autoridades locales o estatales con formularios de detención, sean notificados apropiadamente sobre su potencial deportación del país y estén conscientes de sus derechos”.

El nuevo formulario enfatiza que los agentes locales solo pueden retener a los individuos por un periodo que no exceda las 48 horas, excluyendo sábados, domingos y días festivos. Le aconseja a los detenidos que si la agencia no asume la custodia en este periodo, deben contactar a los oficiales locales para preguntar por su liberación.

Asimismo, entrega instrucciones para aquellos que tengan quejas respecto a sus derechos civiles y solo le permite a ICE hacer operativo el formulario de detención, en caso de que exista una condena asociada con la razón por la que la persona fue arrestada.

La oficina del sheriff de Los Ángeles (LASD), Leroy Baca, pareció dar la bienvenida al cambio. “Antes del nuevo formulario no existía una manera estandarizada a través de la cual un individuo fuera aconsejado respecto a su orden de detención”.

Junto al formulario, el gobierno anunció una nueva línea de ayuda para los inmigrantes detenidos que son ciudadanos estadounidenses o víctimas de algún delito. El nuevo número, (855) 448-6903, funcionará todos los días las 24 horas.

LASD especificó que existe “una extrema preocupación frente a la posibilidad de que personas sean detenidas inapropiadamente por órdenes de ICE y ha iniciado nuevos protocolos para disminuir este tipo de acontecimientos”. Entre otros, cualquier miembro del departamento que ha recibido una nota de ICE reclamando a un detenido debe realizar una notificación inmediata a su supervisor, que se pondrá en contacto con la agencia.

Recientemente organizaciones de derechos civiles identificaron a cuatro ciudadanos estadounidenses detenidos y mantenidos ilegalmente en custodia, a través de órdenes de detención en Los Ángeles.

“No creemos que ambas medidas impliquen un cambio mayor, aunque pueden ayudar en parte. Actualmente carecemos de un proceso claro y eficiente. En general ICE emite órdenes sin una revisión acuciosa y, una vez que lo hace, toma periodos que se extienden mucho más allá de las 48 horas, para asumir la custodia”, asegura Britney Nystrom, directora de política y asuntos legales del Foro Nacional de Inmigración.

“Lo que necesitamos es una vigilancia realmente efectiva del proceso. La implementación de estas nuevas iniciativas era también una excelente oportunidad para destacar las nuevas guías en la aplicación procesal y no se hizo. Nos sorprendió mucho que luego de todos los anuncios y cambios, no se incluyera nada”, agregó.

Este año el gobierno elaboró nueva guías en la aplicación de discreción procesal para indocumentados, donde se especifica a los agentes que las personas que no han cometido delitos y tienen fuertes lazos con el país, no poseen alta prioridad para entrar en un proceso de deportación.