Se fugan reos de cárcel en Jalisco

Pagan unos 12 mil dólares a guardias en Puente Grande
Se fugan reos de cárcel en Jalisco
De esta cárcel también se escapó 'El Chapo' Guzmán.
Foto: Notimex

MÉXICO, D.F.- Eran secuestradores, ladrones y asesinos que sobornaron con 12, 000 dólares a los custodios de uno de los penales de máxima seguridad de México: en Puente Grande, Jalisco, el mismo del que escapó el capo del cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, hace casi 11 años.

Pero esta vez eran tres y con su fuga sumaron 172 prisioneros que en 2011 volvieron a la libertad antes de cumplir sus condenas.

Ayer el director de la cárcel del Centro de Rehabilitación Social de Puente Grande, José González, ofreció una conferencia de prensa para lavarse las culpas que recayeron sobre sus subordinados.

Nueve vigilantes son investigados desde la huida de los delincuentes que purgaban penas de entre 26 y 37 años de prisión.

Fallas en el sistema de control de vigilancia, sobrepoblación penitenciaria y la capacidad de corrupción fueron las causas de la fuga ocurrida el jueves por la noche.

Los prófugos son: Jesús Gerardo Dávila Cevallos, quien en el próximo mes de marzo cumpliría siete años en el penal por secuestro y extorsión, delitos por los que purgaba una condena de 25 años, y Ricardo Venegas Anaya o Hugo Lozano Anayacon con una sentencia de 26 años y siete meses por homicidio.

Además, Juan Mario Baltasar Márquez Baz, quien desde 2004 pagaba 37 años de cárcel por robo calificado y homicidio.

“Lograron salir a bordo de una camioneta de caja cerrada de tres toneladas que había ingresado para realizar labores de mantenimiento a las instalaciones”, detalló González con base en el registro de una cámara de video del sistema de monitoreo interno que captó el momento.

Las autoridades penitenciarias informaron que cuentan con una fotografía del vehículo en que huyeron los delincuentes. De ahí obtuvieron el número de placas y la identidad física del chofer.

Otras pistas para la investigación señalan que también hay un convicto involucrado en la fuga que identificaron como “El Talachero” y tres mujeres desconocidas.

Once años atrás, “El Chapo” Guzmán también se escapó de Puente Grande, donde llevaba seis años recluido después de un escape fallido en el penal del Altiplano, en el Estado de México, el encierro donde originalmente pagaría la condena de 20 años y nueve meses por asociación delictuosa y cohecho.

El hombre considerado hoy por la revista Forbes como uno de los multimillonarios del mundo escapó entre la ropa sucia en un carrito de lavandería con ayuda de los guardias de seguridad.

Durante este año han logrado fugarse de diversas cárceles del país 172 personas; solo a 14 de ellas se les volvió a capturar: en Veracruz, tras la fuga de 32 .

La más numerosa fue el 15 de julio: 59 prisioneros escaparon del penal de Nuevo Laredo, Tamaulipas (norte), luego de una escaramuza que durante la víspera dejó siete muertos.

En la misma entidad, pero en la ciudad Reynosa, se escaparon dos meses antes 17 reos del Centro de Ejecución de Sanciones.

A mediados de enero, en Chihuahua escaparon 14 del penal de Aquiles Serdán que se sumaron a los cinco prófugos con los que arrancó el año en Cancún, Quintana Roo (sureste).

Entre marzo y mayo hubo 45 fugitivos.: tres en Sinaloa (Culiacán), ocho en Jalisco (Ahualulco de Mercado) y 34 en Reynosa. Luego pasaron cinco meses para otro registro: el 27 de noviembre en Cholula, Puebla, huyeron 11.

Aunque la mayoría de las ocasiones los reos han contado con el apoyo de los custodios, la prensa mexicana ha documentado el ingenio para evadir a la justicia durante décadas.

Vestidos de mujeres, en el interior de maletas, construyendo túneles, en contenedores de basura, ayudados por comandos y hasta en helicópteros como el estadounidense David Kaplan, quien logró escapar del penal varonil de Santa Martha Acatitla, en 1971.