Dramático cierre de las campañas republicanas en Carolina del Sur

Dramático cierre de las campañas republicanas en Carolina del Sur
El exgobernador de Massachusetts Mitt Romney habla durante el debate con el exsendor por Pennsylvania Rick Santorum a su izquierda y el ex líder de la Cámara de Representantes Newt Gingrich a la derecha.
Foto: AP

COLUMBIA, Carolina del Sur/AP — Los republicanos Mitt Romney y Newt Gingrich no ceden un milímetro en Carolina del Sur al concluir la imprevisible campaña de las primeras elecciones primarias presidenciales este año en el sur del país.

Romney lucha contra un Gingrich que ha ganado terreno repentinamente en las encuestas, mientras que sus rivales Rick Santorum y Ron Paul buscan sorprender en una contienda de cuatro hombres que ha dado giros sorprendentes en las últimas 48 horas.

Consideradas como una posible victoria para Romney hace sólo unos días, las primarias de Carolina del Sur se han convertido en una reñida lucha entre Romney, el ex gobernador de Massachusetts que dice ser el más apto para vencer al presidente Barack Obama, y Gingrich, ex presidente de la Cámara de Representantes y ex congresista por Georgia.

Ambos realizarían eventos de campaña el sábado en el restaurante Tommy’s Ham House, en Greenville, una población donde los republicanos son mayoría. Y ninguna de las campañas da muestras de ceder terreno.

Es “un empate”, declaró Romney el viernes, en una disminución de sus expectativas de una contienda que encabezaba por diferencia de dos dígitos a mediados de la semana.

Incluso mientras Romney promocionaba su capacidad para ganar los comicios de noviembre, siguió intentando generar dudas en torno a la ética de Gingrich.

Gingrich, reforzado por el apoyo del gobernador de Texas Rick Perry cuando éste abandonó la contienda el jueves, consideró que la sugerencia de Romney de que Gingrich dé a conocer documentos relacionados con una investigación por presuntas violaciones a la ética que se remonta a la década de 1990 es un “ataque de pánico” de Romney debido a que pierde terreno en las encuestas.

La exigencia de éste fue un giro radical después de que Gingrich pidió que Romney dé a conocer sus declaraciones del impuesto sobre la renta antes de las primarias del fin de semana.

Gingrich argumenta que los votantes republicanos necesitan saber si los registros del acaudalado ex ejecutivo de una empresa de capital de riesgo contienen algo que pudiera afectar las oportunidades del partido frente a Obama.