Gingrich advierte contra el ‘radicalismo’ de Obama

Gingrich advierte contra el ‘radicalismo’ de Obama
Barack Obama empieza su reelección.
Foto: AP

Washington/EFE — El aspirante presidencial republicano Newt Gingrich, que logró hoy una sorpresiva victoria en las primarias de Carolina del Sur, delineó una serie de contrastes con el presidente Barack Obama y advirtió contra su radicalismo si gana un segundo mandato en noviembre próximo.

“Esta es la elección más importante de nuestras vidas. Si Barack Obama consigue ser reelegido… imaginen cuán radical será con otros cuatro años”, dijo Gingrich en un discurso de 20 minutos en la sede de su campaña en la capital de Columbia.

Al ganar su primera contienda del proceso electoral, Gingrich atacó a las élites de Washington y Nueva York que, a su juicio, están desconectadas de la realidad que vive la mayoría de los estadounidenses y de sus preocupaciones cotidianas.

Esas élites, “no entienden ni les importa” las necesidades de la mayoría de los estadounidenses y “no los representan del todo”, dijo Gingrich, acompañado de su tercera esposa, Callista, y otros miembros de su familia.

Gingrich, que fue vitoreado con consignas como “Newt puede ganar!” y un “Viva Newt!” en español, dijo que su objetivo es encabezar no una campaña republicana sino una “campaña estadounidense” para promover el avance del país.

Los asuntos clave en esta contienda serán, según Gingrich, la creación de empleo, la independencia energética, la seguridad nacional, el reforzamiento de la política exterior de EE.UU. y la defensa del liderazgo “excepcional” de Estados Unidos en el mundo.

En ese sentido, consideró que las elecciones del próximo 6 de noviembre ofrecerán a los votantes dos opciones diametralmente opuestas: un país de oportunidades, como el que él propone, o uno de retrocesos, como lo que ha habido durante el mandato de Obama.

Al mofarse de la política de bienestar social de Obama, Gingrich aseguró que éste es “el presidente más eficaz (en la emisión) de cupones de alimentos en la historia del país”, mientras él busca crear independencia a través de la creación de empleo.

Siguiendo el libreto republicano, Gingrich prometió asimismo reformar el Gobierno federal de manera que sea una entidad “moderna, más pequeña y más eficaz”.

Por otra parte, Gingrich pidió la ayuda de los votantes para continuar la marcha hacia Florida, que tendrá sus primarias el próximo 31 de enero.

“No tenemos el dinero de otros, pero sí tenemos las ideas y la gente”, señaló Gingrich, en clara alusión a Romney, su principal rival.

Con el 91% de las circunscripciones escrutadas, el expresidente de la Cámara de Representantes obtenía esta noche el 40% de los sufragios; Romney, el 27%; Santorum, el 17%; y el ultraliberal Ron Paul, el 13%.

Tres candidatos distintos han ganado en los comicios realizados hasta la fecha en la lucha por la candidatura presidencial republicana de cara a los comicios de noviembre.

Santorum ganó el caucus (asambleas populares) en Iowa el pasado 3 de enero; Romney en las primarias de Nuevo Hampshire, siete días después, y ahora Gingrich, pese a que hasta el lunes pasado Romney se perfilaba como el posible ganador.

Aunque muchos observadores atribuyen la victoria de Gingrich en parte a su desempeño en los dos debates del lunes y jueves pasados, éste aseguró hoy que ganó no por eso sino porque ha sabido articular los valores que atesora el pueblo estadounidense.

Acto seguido, Gingrich elogió la ejemplar historia de cada uno de sus rivales y centró sus ataques verbales contra Obama, a quien retó a siete debates de tres horas cada uno, si logra la candidatura presidencial republicana.

?>