Arranca gran remodelación del aeropuerto Bush de Houston

Las renovaciones incluyen el reemplazo de dos estaciones de vuelo en el lado sur de la terminal B, que fue originalmente construida en 1969

Arranca gran remodelación del aeropuerto Bush de Houston
La alcaldesa de Houston Annise Parker y otros funcionarios participaron en la ceremonia de apertura del proyecto de remodelación de la Terminal B del aeropuerto Bush Intercontinental.
Foto: Gustavo Rangel / Rumbo

La terminal B del Aeropuerto Intercontinental George Bush será renovada de forma extensa gracias a un ambicioso proyecto valorado en $1,000 millones de dólares que tardará aproximadamente 10 años para ser terminado.

El anuncio fue realizado el lunes 23 de enero en una ceremonia de apertura que se llevó a cabo en las instalaciones del aeropuerto más grande de Houston.

Las remodelaciones, que se realizarán en tres fases según oficiales del aeropuerto, son buenas noticias no solamente para los viajeros domésticos sino también para los pasajeros de unos 54 países, entre ellos varios de Latinoamérica, que pasan por el aeropuerto más grande de la Ciudad Espacial vía la aerolínea United.

“Este proyecto ya era necesario porque ya se requieren instalaciones más modernas”, dijo Mario Díaz, director del Sistema de Aeropuertos de Houston.

El proyecto se hizo posible gracias a una relación empresarial entre el Sistema de Aeropuertos de Houston y la aerolínea United. Las renovaciones incluyen el reemplazo de dos estaciones de vuelo en el lado sur de la terminal B, que fue originalmente construida en 1969.

“Los pasajeros disfrutarán de salas de espera más amplias, zona de comercio, nuevas instalaciones de reclamo de equipaje y otras comodidades”, agregó Díaz.

El aeropuerto Bush recibe anualmente a unos 40 millones de pasajeros. Houston es para United un punto vital de sus vuelos internacionales especialmente los que tiene para países latinoamericanos y con los servicios que se ofrecerán en esta renovada terminal los viajantes tendrán mejores opciones de vuelos y le dará a United la oportunidad de crear nuevos destinos.

Uno de los beneficios para Houston es que la construcción va a crear 600 trabajos durante los 10 años que se estarán realizando las remodelaciones. La primera fase del proyecto está programada para ser terminada en 2013. Oficiales aseguraron que este proyecto no afectará a la actividad normal del aeropuerto.

“Es una gran oportunidad para que nuestra ciudad siga creciendo y a la vez le dará un impulso importante a nuestra economía a corto y largo plazo, la mayoría de este proyecto se realizará con trabajadores y contratistas locales”, concluyó Annise Parker, alcaldesa de Houston.