Lobo reprobado por hondureños

El mandatario ha hecho muy poco para frenar la violencia y reducir el desempleo en su país
Lobo reprobado por hondureños
El presidente Porfirio Lobo.
Foto: EFE

Tegucigalpa (EFE).- El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, ha hecho muy poco para frenar la violencia y reducir el desempleo en su país, mientras que el exgobernante Manuel Zelaya tiene poco respaldo popular, según una encuesta difundida.

El sondeo de opinión, hecho por el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús (ERIC) de Honduras y la Universidad Centroamericana (UCA) de El Salvador, rectorados por jesuitas, señala que, en una escala de 1 a 10, Lobo queda desaprobado con 4.6 puntos.

La encuesta señala además que Lobo, quien el próximo viernes cumplirá su segundo de cuatro años de Gobierno, también fue reprobado en 2010 con una calificación del 5.11 puntos.

El estudio de los jesuitas, que fue hecho del 19 al 30 de noviembre de 2011 con una muestra de 1.540 personas en 16 de los 18 departamentos de Honduras, indica que el 68,4 por ciento de los hondureños cree que Lobo ha hecho “poco o nada” para que su país supere los problemas de pobreza y económicos, entre otros.

La inseguridad, con 39.6 por ciento de opinión, es el mayor problema de Honduras, según la encuesta, que sitúa al desempleo con 16 por ciento en el segundo lugar y a la pobreza en tercero con el 15.2 por ciento.

Entre otros problemas que aquejan a Honduras, los encuestados, todos adultos, señalaron la inseguridad y la corrupción.

La muestra, con un margen de error de 2.5 puntos porcentuales, también recoge la opinión de los hondureños sobre los partidos políticos, en el que sale mejor evaluado el Nacional, en el poder, seguido del Liberal, segunda fuerza de oposición, ambos tradicionales con un siglo de historia.

El Partido Nacional figura con el 31.7 por ciento de aceptación entre los hondureños, contra el 27 por ciento del Partido Liberal, que llevó al poder a Manuel Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009 cuando promovía una consulta popular orientada a reformar la Constitución, pese a tener impedimentos legales.

Zelaya ahora lidera el partido Libertad y Refundación (Libre), surgido del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) que se organizó tras el golpe de Estado para exigir el retorno del exgobernante al país, del que también fue expulsado.

La encuesta de los jesuitas señala que Libre apenas alcanzó el 2.8 por ciento de los encuestados, aunque según Zelaya, su nuevo partido goza del respaldo de la mayoría de los hondureños.

Del FNRP han surgido unas siete corrientes internas, entre ellas Libre, que deberá ir a elecciones internas este año para definir a los candidatos a cargos de elección popular para los comicios internos de noviembre de 2013.

Con las actuales leyes Zelaya no puede volver a la Presidencia de Honduras, pero algunos de los activistas de Libre promueven a su esposa, Xiomara Castro, como precandidata.