Eugenia León es cómplice

El nuevo CD de la artista busca dar confort a su pueblo mexicano
Sigue a La Opinión en Facebook
Eugenia León es cómplice
Luego del asalto que sufrió en el DF, Eugenia León cambió su residencia a Plaza del Carmen.
Foto: EFE

MÉXICO, D.F.- La cantante mexicana Eugenia León sufrió un asalto en su casa junto con su hijo y una empleada doméstica, tras lo cual cambió de residencia refugiándose en las playas del caribe mexicano.

Casi como un reflejo de este estado de protección y cambio León incursionó en el terreno de la bossa nova con Agua de beber. bossanova & boleros, álbum que considera un remedio para dar un poco de confort y serenidad a la sociedad mexicana afectada por la violencia.

León, una de las voces más reconocidas en la música mexicana, con más de 25 años de trayectoria como solista, confiesa que se sentía intimidada al interpretar temas de bossa nova, pero que hacerlo la llevó a superar sus propios prejuicios.

“Me pasó ese prejuicio de cómo cantar La chica de Ipanema“, dijo León el martes pues pensaba: “Van a decir que a dónde ha ido mi concepto musical porque estoy haciendo música de elevador”.

Esto llevó a que se cuestionara: “¿Por qué devalúan el tema de la música que consideramos ligera?”.

“No se trata de música idiota, estamos hablando de una música que te da un sentido de confort y a partir de esa sensación de suavidad te hace sentir a gusto”, dijo. “En estos tiempos tan desgarrados y tan estresados me parece revolucionario que un artista te diga, ‘voy a cantarte algo que te va a ir consolando el alma, que te va a mantener en un estado de agrado'”.

La violencia que ha azotado a México desde que en 2006 el presidente Felipe Calderón inició un combate directo al narcotráfico, apoyó su decisión para grabar el material, pues considera que los cantantes están “al servicio de la música”, arte que a su vez sirve para “cambiar las condiciones de vida de la gente”.

León cambió su residencia de la capital mexicana a Playa del Carmen, en el estado de Quintana Roo, luego del robo que sufrió hace un par de años en su residencia en el cual estuvo, junto con su hijo y una empleada doméstica, atada por varias horas.

El suceso, junto con la firme visión de que la música es un factor clave en el cambio social la llevaron a apostar por el álbum, producido por EMI, que incluye adaptaciones al español de clásicos brasileños como Un pato, Más que nada y El barquito.

Aunque el material incluye tres boleros, la cantante dijo que se aleja “de esos cantos que nos desgarran la garganta y el corazón, que son como exorcismos al dolor”.

“Para mí es importante decirle a la gente que los acompaño, que soy su cómplice, que queremos recuperar otra vez las ganas de vivir”, dijo la intérprete que en varias ocasiones ha prestado su voz para apoyar movimientos políticos y grupos sociales como los indígenas.

León ha grabado otros 25 álbumes que incluyen temas de música ranchera, norteña, boleros, danzones, tangos, entre otros géneros.

Como parte de la gira de Agua de beber. bossanova & boleros, León compartirá el 18 de marzo el escenario del Teatro Metropolitan con el astro brasileño de la bossa nova Iván Lins. Presentarse junto a un músico tan experimentado en el género no le da miedo a la intérprete.

“Lo bueno siempre te va a dar garantía; cuando estás con una verdadera figura como él, un artista de esas dimensiones te encuentras a la gente más sencilla, a la gente menos problemática”, refirió sobre el dos veces ganador del Grammy. “Es un maestro, se sienta a tocar y lo único que puedes hacer es darle gracias a Dios de que exista este señor”.