13 mil puntos es barrera díficil de alcanzar para Bolsa de NY

13 mil puntos es barrera díficil de alcanzar para Bolsa de NY
Una vez más el mercado neoyorquino coqueteó con la cifra, pero se quedó corto.
Foto: EFE

NUEVA YORK (EFE).- La codiciada barrera de los 13,000 puntos volvió a erigirse ayercomo un muro inquebrantable para el Dow Jones, que vio un día más cómo se le escapaba de las manos un simbólico nivel sobre el que no ha sido capaz de cerrar desde mayo de 2008.

La principal referencia del parqué neoyorquino, que se había mantenido sobre las 13,000 unidades desde el ecuador de esta primera jornada de la semana, perdió ese nivel psicológico en los últimos minutos de las contrataciones al cerrar finalmente con un mínimo retroceso del 0.01 %, hasta las 12,981.51 unidades.

Por lo contrario, el selectivo S&P 500 logró mantener sus ganancias hasta el fin de la sesión y cerrar con una subida del 0.14 %, con lo que volvió a quedar a su nivel más elevado desde junio de 2008, al tiempo que el índice compuesto del mercado Nasdaq ascendió un marginal 0.08 %.

El Dow Jones había sobrepasado esa resistencia de los 13,000 puntos hacia la media sesión, cuando los inversores neoyorquinos celebraron que las ventas pendientes de casas en Estados Unidos subió en enero hasta su punto más alto en dos años, lo que arrojó optimismo sobre una posible recuperación del mercado inmobiliario.

La noticia dejó elevadas las expectativas para la publicación mañana del índice Case-Shiller que elabora Standard & Poor’s para analizar la venta de viviendas en las grandes ciudades de Estados Unidos durante el mes pasado.

El dato había dejado en un segundo plano las preocupaciones procedentes del Viejo Continente, en concreto las que generaban las exigencias del G-20 tras su reunión en México para que Europa aumente los fondos de sus sistemas de rescate frente a la crisis de deuda.

Wall Street había amanecido pendiente también de la votación a la que era sometido el segundo rescate de Grecia en los Parlamentos de varios países de la zona euro, entre ellos Alemania, que finalmente dio luz verde a su contribución al plan.