Santorum se anotó victoria

La contienda para elegir al candidato sigue sin definirse completamente

Guía de Regalos

Santorum se anotó victoria
Los triunfos divididos que obtuvieron los aspirantes en las primarias de ayer, complica el panorama de los precandidatos republicanos.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- El exsenador Rick Santorum ganó ayer con una mayoría sustancial las asambleas primarias de Kansas, prolongando la incertidumbre en la contienda por la candidatura presidencial del Partido Republicano en Estados Unidos.

Unas dos horas después de concluidos los 96 ‘caucus’ de afiliados al partido en ese estado del centro del país, Santorum, un exsenador de Pennsylvania considerado el adalid de los cristianos más conservadores, se había adjudicado más del 51 por ciento de los votos.

El exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, quien sigue al frente del cuarteto que compite por la nominación presidencial, recibió aproximadamente el 20 %, y el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich obtuvo un 14 %, seguido de cerca, con 12 %, por el representante de Texas Ron Paul.

Ayer también se conocieron otros resultados que adjudican a Romney victorias en los “caucus” de los territorios de Guam y las Islas Marianas del Norte, en el Pacífico occidental, y se informó que se encamina a una victoria en los “caucus” en Wyoming.

La contienda en el partido republicano se dirige ahora al sur, con las primarias del martes 13 en Alabama y Misisipi, estados que pueden resultar más propicios para el conservadurismo de Santorum, y que podrían decidir si Gingrich, sigue en la contienda o la abandona definitivamente.

Con los resultados de ayer, Romney ha acumulado al menos 437 delegados pero está lejos todavía de los 1,144 que necesita para asegurarse la candidatura presidencial en la Convención Nacional del Partido Republicano a la cual asistirán 2,286 delegados a fin de agosto en Tampa, Florida.

Santorum se aproxima a los 190 delegados, en tanto que Gingrich tiene 117, mientras que Paul poco más de 60.

Richard Viguerie, un prominente y veterano conservador, indicó que Gingrich debería “hacer el gesto de un estadista”, retirándose de la competencia para que, unidas las alas más conservadoras del Partido Republicano en torno a Santorum puedan impedir que Romney gane.

A su vez, los dirigentes establecidos del Partido Republicano ven con preocupación el ascenso de Santorum porque temen que su insistencia en los “asuntos sociales” -prohibición del aborto y los casamientos de homosexuales, restricción de los anticonceptivos, y un mayor papel de la religión en la vida pública- ahuyenten a la mayoría del electorado nacional cuando llegue el momento de enfrentarse al presidente Barack Obama.

Las encuestas muestran que a la mayoría de los estadounidenses le preocupa, principalmente, la situación económica y la falta de empleos.

Pero, a dos años y medio de terminada la recesión económica, se ha acelerado el ritmo de la actividad económica y por diecisiete meses consecutivos la economía ha tenido ganancias netas de empleo, por lo que los argumentos contra el Presidente se desvanecen.