Sonora Ponceña regresa a NY con nuevo disco

La nueva producción se presentará el sábado en el Lehman Center for the Performing Arts
Sonora Ponceña regresa a NY con nuevo disco
Foto: Archivo

Nueva York.- La orquesta Sonora Ponceña, que celebra sus casi seis décadas dedicada a la salsa, retorna a Nueva York el sábado para presentar en el Lehman Center for the Performing Arts su nuevo disco e interpretar sus inolvidables éxitos.

“Trayectoria + Consistencia = Sonora Ponceña” es el título de la nueva producción discográfica de la banda puertorriqueña del que ya se escucha en la radio de su país “El menú” y “Te lo buscaste”, a los que seguirán “Tumba Yaya” y “Dónde estará”.

“Siempre es grato volver a Nueva York”, dijo a Efe Papo Lucca, pianista y director de la orquesta, que compartirá el escenario el sábado con la nueva orquesta de salsa “8 y Más” fundada por Bobby Allende y Marc Quiñones.

“Seguimos con la salsa (en el nuevo disco), el concepto del grupo está bien definido. En los últimos años se hizo material bastante comercial, pero siempre preocupados porque el bailador baile y por no desvirtuar la música”, dijo Lucca, exintegrante de las legendarias Estrellas de Fania.

“El propósito más bien es continuar con la música de la salsa gorda en la que creemos y seguimos cultivando” tras 58 años de que su padre, el también pianista Enrique Lucca, fundara la orquesta en la sureña ciudad de Ponce, en Puerto Rico, donde vive y crió a sus familia.

El pianista, admirador de la música cubana, llamó a su orquesta La Sonora Ponceña, como reconocimiento a la Sonora Matancera de Cuba y la ciudad donde vivía.

Lucca, que el próximo 12 de diciembre cumplirá cien años, viajó el año pasado a Nueva York para estar presente en el concierto de la orquesta en el Lehman Center for the Performing Arts, donde saludó al público desde el escenario, pero su hijo señaló que aún no saben si su progenitor podrá estar en esta ocasión.

Papo Lucca dijo estar complacido que durante cinco décadas la orquesta ha viajado constantemente “y no hay un país donde no nos hayamos presentado”.

“Es la forma que nos ha permitido criar una familia; a nuestros hijos, nietos y bisnietos”, dijo a la vez que agradeció el apoyo del público a los que se refirió como “la familia extendida, una gran familia”.

“Creo que es el mejor grupo de Puerto Rico con una trayectoria de consistencia sorprendente y todavía con ánimos de seguir adelante dando más música para todos los que les gusta la buena música”, argumentó el director de La Sonora Ponceña, que ha grabado 30 discos de estudio y siete recopilaciones y que ha tenido entre sus cantantes a Luigi Texdor, Tito Gómez y Luisito Carrión.

Recordó que la orquesta tiene influencia de la música cubana.

“Tenemos que agradecer mucho del trabajo que hemos utilizado de Arsenio Rodríguez (compositor de ‘Hacheros pa’un palo’). El grupo ha tenido influencias de muchos grupos cubanos como Arsenio, Chapotín, el Conjunto Casino. Ahora, uno de los que más admiro es Adalberto Alvarez y su Son”, agregó.

El pianista aseguró que en la noche del sábado no faltarán éxitos, obligados en los conciertos como “Hacheros pa’un palo”, “Fuego en el 23”, “Pio pio” o “Tumba Mabo”, entre otros “y todo lo que la gente pida”.

“Al que le dé la gana de bailar, que baile, que privarse de eso hace daño”, aseguró y agregó que le complace compartir el escenario con “8 y Más” compuesto por “excelentes músicos” e invitó al público a respaldar a la recientemente conformada orquesta.

Agradeció además al Lehman Center for the Performing Arts la oportunidad de volver a Nueva York “porque en estos tiempos no es usual que las orquestas tengan la suerte” de presentarse en la ciudad ante la desaparición de salas, la crisis económica y la merma en el respaldo de la radio, lo que el músico lamentó.

“A pesar de que Nueva York ha dejado de ser la meca de la música, hay que visitarlo y recordar los grandes tiempos de la música en EE.UU.”, afirmó.

Según el músico y productor, otro factor que ha incidido en esa situación “es la falta de grandes promotores que hicieron grande a este género” como el fenecido Ralph Mercado que cada verano llevaba al Madison Square Grandes a los grandes intérpretes de la salsa y que también fue el promotor de las Estrellas de Fania.

“Recuerdo que viajaba durante 21 días (de conciertos) y que a veces tocaba en tres conciertos la misma noche”, señaló.