Crea expectativas

María Elena Meraz es puente entre padres y maestros

El trabajo de María Elena Meraz consiste en proveer información que sea tan clara como el agua.

“Lo que hacemos en esta organización no lucrativa desde hace 25 años es ir a las escuelas, y por medio de un taller informar a los padres qué tan importante es su rol en la educación de los hijos”, explicó Meraz, directora ejecutiva del Parent Institute for Quality Education, conocido también por sus siglas, PIQE.

Pero no solo eso. Esta organización, por medio de las clases gratuitas que ofrece, busca que más estudiantes ingresen a la universidad.

“Muchos padres no tuvieron la oportunidad de estudiar y confían en que la escuela sabe lo que está haciendo [para que motivar a los niños a que sigan con sus estudios], y por otro lado, la escuela está pensando que a esos padres no les importan los hijos porque no vienen [a la escuela] a saber qué está pasando; hay esa desconexión. Nosotros somos el puente que une a esos dos mundos”, detalló Meraz.

En los talleres que ofrece PIQE en las escuelas de Los Ángeles, los padres aprenden a ser proactivos en la educación de sus hijos, a cuestionar a los maestros, a cómo ayudar a padres que no hablan inglés o que no saben escribir, entre otras cosas.

“El programa es muy interactivo y no importa que no sepan álgebra o geometría; aquí les damos la autoestima para que estén pendientes de lo que el hijo haga”, dijo la directora.

PIQE llega a las escuelas a través de la contratación por parte de los planteles. En su calidad de directora, Meraz también tiene a su cargo promover el programa con directores de las escuelas.

“Las escuelas tienen presupuesto para la educación de los padres, y de ese dinero se le paga a PIQE”, dijo Meraz, de 42 años.

PIQE recibe 50% de las escuelas del distrito y otro 50% de fundaciones privadas y de Cal State.

“Los talleres se ofrecen a las 6 de la tarde porque queremos apoyar a los padres que trabajan todo el día”, dijo la directora, que agregó que las clases se dan en varios idiomas -incluyendo el español- y que están disponibles en todo el estado.

De acuerdo con datos de PIQE, hasta la fecha se han graduado más de 600 mil padres del programa, que, si se calcula que cada padre tiene en promedio tres hijos, más de millón y medio de niños han resultado beneficiados.

“Lo que hacemos es crear en la comunidad esa expectativa que no existe… Le da miedo a nuestra gente soñar porque dicen, ‘¿Y qué tal si no podemos pagar [la universidad de nuestros hijos?]'”, sostuvo Meraz, originaria de Sonora, México.