Carmen C. Lara

Carmen emigró del Ecuador su país natal en 1995, con su hija pequeña y una maleta cargada de ilusiones para encontrarse con sus padres que llevaban ya varios años establecidos en este país.

Conoció al que es hoy su marido mientras trabajaban juntos en una agencia de viajes y con la motivación de este, decidieron emprender juntos el camino hacia el éxito en el área del turismo.

“Me matriculé a tomar cursos de agente de viaje, porque la experiencia administrativa ya la tenia por los estudios de administración de empresas que curse en mi país, además de mis años de experiencia laboral en el área administrativa en Ecuador”, explica Lara, quien también se recibió como Contadora en el Mercy College.

Hoy en día, All Mundi Travel, su agencia de viajes, es una de las más conocidas entre el publico hispano de los condados de Queens, Brooklyn y de El Bronx.

“Con sede principal en el condado de El Bronx, mi mercado es mi gente hispana, en su mayoría ecuatorianos y mexicanos”, afirma Lara y dice que la venta de boletos de su agencia es del 50% hacia México y el otro 50% se reparte entre Sudamérica y el Caribe.

“Me considero la mujer orquesta”, explica entre risas, “vendo, llevó la contabilidad y manejo todo en nuestro negocio”, sostiene.

Lara asegura que el éxito de su negocio radica en que trabaja por y para la gente y que no pierde su sentido humano. “Adoro el contacto directo con la gente, y soy muy humana a la hora de entender sus necesidades. Trato de ser consciente y generosa con mis clientes, los cuales saben que pueden contar conmigo en cualquier momento”, enfatiza.

Agradece profundamente la ayuda de su madre, quien ha sido su gran ejemplo y su mejor amiga, “ella nos inculco el amor a Dios y al trabajo”.

Además de toda esa responsabilidad laboral, reconoce que las horas en las que comparte con su esposo y su hija de 18 años, son sagradas, “trabajo de lunes a sábado incansablemente, pero cuando cierro mi agencia me desconecto de mi faceta laboral, y soy sólo madre y esposa dedicada a mi marido y mi hija, que son lo mas importante en mi vida”, señala convencida.

“Todo pasa, hay que aprender a enfrentar las cosas, y caminar sin hacer daño a nadie pensando siempre en ayudar al prójimo”, concluye.