Bolita Andante presenta una obra sobre ser gorda, fea y vieja

En la obra de teatro 'Cara a cara con el complejo bolita', Bolita Andante es gorda, fea y vieja, pero con mucho que aprender sobre su imagen
Sigue a La Opinión en Facebook
Bolita Andante presenta una obra sobre ser gorda, fea y vieja
Maritza Nazario interpreta a Ilsa Martinez en el espectáculo 'Cara a cara con el complejo bolita'.
Foto: Cortesía Maritza Nazario

Maritza Nazario se transforma en Ilsa Martínez ‘Bolita Andante’, una mujer puertorriqueña de 50 años en la obra Cara a cara con el complejo bolita, que se presentará el 20 y 27 de abril en el Restaurante La Bruqueña ubicado en el 2726 W. Division St.

Bolita Andante se refiere al cuerpo redondo de Martínez, quien es una mujer soltera con muchos problemas de imagen y autoestima.

La comedia escrita, dirigida y presentada por Nazario, actriz y directora ejecutiva del centro comunitario En las Tablas Performing Arts, una organización sin fines de lucro, ayudará a mantener las puertas abiertas de ese espacio cultural que ofrece cursos de ballet, hip-hop, ritmo latino, actuación y breakdancing para niños a partir de los 3 años de edad.

“Bolita trata temas que la gente ignora”, dijo Nazario, quien trabajó como consejera académica del Colegio Morton en Stickney antes de decidir concentrarse únicamente al teatro.

Durante el transcurso de la obra, conocemos a una mujer vulnerable, paranoica y esquizofrénica.

“Su familia siempre le decía a Ilsa que no era bonita y se burlaban de ella”, explicó Nazario. Años después, Martínez no solamente es gorda y fea, ahora también es vieja.

En una hora, la audiencia descubre las cicatrices de los golpes emocionales que sufrió Martínez de parte de su familia durante su adolescencia. En su adultez, se convierte en una alcohólica y desarrolla una adicción a medicaciones y remedios caseros.

“Tiene que encontrar algo para disminuir el dolor”, dijo Nazario, quien describe al personaje como torpe, descontrolado, pero al mismo tiempo tímido. Las escenas suelen ser momentos cómicos, como en la tienda de ropa donde nada de lo que se prueba Martínez le queda.

Los otros personajes en la obra son la audiencia. Martínez invita al público a su cuarto, un lugar privado. La gente vive uno de los momentos más íntimos en la vida de Martínez. Parada enfrente del espejo, mientras se arregla para salir en una cita con un hombre que le consiguió su hija, Martínez enfrenta sus pesadillas. “El personaje es una combinación de mucha gente que he conocido en el transcurso de mi vida y algunas cosas son mis propias historias”, dijo Nazario, quien se sorprendió con la reacción que tuvieron los hombres en la audiencia al ver la obra.

“Un hombre con seis hermanas se me acercó después de la obra para decirme que estaba preocupado porque no sabía si había sido suficientemente sensible y que si alguna vez había dicho algo que haya afectado el autoestima de sus hermanas”, relató Nazario.